Convertir una terraza en un espacio interior
Son muchas las viviendas que cuentan con terraza en alguna de sus estancias o, incluso, en varias. Estos espacios, por lo general, terminan por ser unos metros cuadrados útiles bastante “inútiles”, especialmente cuando se trata de un pequeño balcón, que suele terminar de trastero o tendedero.

En algunas ocasiones, y siempre que la estructura del edificio lo permita, hay quien opta por eliminar el tabique de separación, siempre que éste no sea una viga de contención, y de este modo, le añade al dormitorio (o a la sala, cocina, etc.) unos metros más, que siempre son de buen agrado.

Otra opción también es la de cerrar, generalmente a modo de galería de aluminio, el espacio que antes estaba vallado, de modo que le puedes sacar mucho más provecho a esos metros, especialmente si las condiciones climatológicas de tu lugar de residencia son frías y lluviosas y te impiden disfrutar de un espacio abierto.

Esta opción es muy recurrente, ya que te permite añadir un pequeño cuartito que podrás utilizar como zona multimedia o de costura, pintura, etc., sólo que debes contar con el beneplácito de la comunidad, puesto que con esa obra modificarás espacios comunes, como lo es la fachada.

En otras ocasiones, y para esto sí que es importante contar con una terraza amplia, existe la posibilidad de crear un espacio que simule ser una extensión continuada de la habitación a la que pertenece. Éste es el caso de la fotografía que hoy te muestro, donde puedes ver como un dormitorio y una sencilla sala de estar están unidas a través de una puerta corredera de cristal, de modo que las dos estancias conformen un todo y que tengas la posibilidad de disfrutar de unos rayitos de sol arañados al invierno.