Cosas que todos los cajones tienen en común
En todos los hogares del mundo hay cajones y es que forman una parte importante de nuestras vidas. Los cajones nos ayudan a tener nuestros hogares más ordenados y que las pequeñas cosas estén a buen recaudo en su espacio oscuro cuando está cerrado. Si piensas bien en tu hogar ahora mismo, ¿qué estancia de tu hogar no tiene ningún cajón? Seguramente me dirás que la terraza, el porche o el balcón… porque el resto, muy probablemente todas tengan cajones en algunos de sus armarios.

Pero los cajones tienen cosas en común, todos y cada uno de ellos. Quizá si ahora vas y abres el cajón más cercano que tengas de tu hogar, te darás cuenta que por lo menos… muy ordenado no está. Y es que caemos en la tentación de no ordenarlo mucho, porque total, ¡está cerrado y nadie lo va a ver! ¿Verdad? Pues no te pierdas otras cosas que todos los cajones tienen en común.

Cosas que no sirven

Es posible que tengas cajones bien ordenados y con cosas útiles como ropa interior u otros elementos necesarios para ti. Pero estoy segura de que en tu hogar, en al menos un cajón de todos los que tienes hay cosas que no te sirven para nada, que sabes que deberías tirar a la basura pero que no lo haces “vaya que algún día te sirva para algo”.

Es necesario que te hagas algunas preguntas sobre esas cosas: ¿Realmente las utilizas? ¿Son de tu estilo actual? Es mejor que decidas mantener algunos artículos, los que realmente te merezcan la pena, pero lo que no… puedes regalarlos o tirarlos a la basura, ¡no hagas que tu cajón se convierta en un cajón de basura!

Cosas que todos los cajones tienen en común

Nunca está todo lo ordenado que te gustaría

Bueno, aquí hay que matizar un poco. Si un día decides ordenarlo, entonces ese día sí podrá estar bien ordenado pero no durará mucho más. Al abrir y al cerrar los cajones es casi inevitable que los elementos del interior se muevan, cuando esto ocurre se mezclan y después es difícil encontrar las cosas. Para que esto no te ocurra, piensa en incorporar en tus cajones divisores de espacio, así tendrás tus cosas mejor organizadas.

Cuando menos te lo esperas te encuentras con un “tesoro”

A todos nos ha pasado alguna vez. Has tenido un cajón cerrado mucho tiempo, tanto que ni te acuerdas que es lo que hay dentro y cuando lo abres… ¡sorpresa! Te encuentras cosas que dabas por perdidas. Esta es la forma que tienen los cajones de darnos sorpresas.