Cuadros fáciles para decorar o regalar

Aquellos que acaben de cambiarse de piso o busquen decorar aquellos espacios grandes que nos dan un gran aspecto de vacío, como largos pasillos o salas amplias, probablemente buscan vestir sus interiores de una forma original, moderna, sencilla, rápida y, a poder ser, barata.

Cuadros fáciles para decorar o regalar

Existen infinidad de maneras de desproveer de desnudez a esas paredes blancas o lisas de nuestros muros y paredes. Una de ellas es a través de los cuadros, pero ¿cuánto cuesta conseguir una lámina que nos guste, encuadrarla y prepararla? Si lo que necesitas son varios cuadros para vestir rápidamente nuestras paredes, encontrarás a continuación algunas ideas.

Además, no sólo te servirán para decorar, sino también puedes aprovechar estas inspiraciones como regalo de Reyes para tus seres más queridos.

Si te gusta el resultado que dan los marcos, te recomendamos adquirirlos antes y adaptar la lámina que crees a ellos y no al revés, para ahorrar el dinero de los enmarcados. Puedes comprarlos en tiendas de bajo coste, tipo Ikea, a un precio muy razonable y después confeccionar tus cuatros sobre lienzo, tela o papel, depende del estilo escogido. Estos cuadros suelen ser de cartón y plástico, por lo que la calidad no será optima y no darán el aspecto más lujoso a tus paredes, pero puedes igualmente hacerlos parecer más bonitos con pequeñas técnicas, como pintándolos de dorado o con un color oscuro y favorecedor. Si no te gustan los marcos, haz tus creaciones sobre lienzo para vestir tus paredes de una forma más moderna.

Cuadros fáciles para decorar o regalar

Pintar cuadros con spray

Sin duda, una de las formas más rápidas de crear tus propios cuadros para decorar o regalar y, además, no te hará falta ser todo un/a artista para hacerlo. Sólo necesitas un lienzo o una tabla de madera del tamaño que más te interese, al menos dos botes de sprays acrílico de colores y un objeto que compondrá el dibujo u objeto abstracto que quieres crear. Como puede ser una hoja o conjunto de ellas, un ramillete de flores, ramas de romero, piedras de formas curiosas, un trozo de encaje, una plantilla que tú mismo/a hayas recortado… etcétera.

Cuadros fáciles para decorar o regalar

Si lo haces con hojas o flores, deberás aplanarlas un día antes con la ayuda de un libro muy pesado. Comenzaremos cubriendo todo el lienzo y madera completamente con el color que nos servirá de base (si es sobre madera, mejor apostar por colores oscuros). Una vez esta capa esté seca, depositaremos el dibujo (las hojas, etcétera) y, con mucho cuidado de que no se nos muevan (nos podemos ayudar con un palito o pinzas) aplicamos la segunda capa de color. Incluso podemos dejar el fondo en tono madera si nos va bien para nuestra decoración. Para dar un aspecto aún más elaborado, adquiere un spray dorado o plateado, o de algún color claro que combine con nuestra mezcla, y da una pequeña segunda capa aún sobre las hojas o el dibujo elegido. Retíralas y verás el bonito resultado con tan poco esfuerzo.

Imprimir fotografías

Hoy en día, con los programas webs y aplicaciones que tenemos disponibles nos ofrecen un gran número de filtros originales y curiosos para nuestras fotografías, o las fotografías de los paisajes y lugares que más nos atraigan. Con solo una impresora, conseguiremos interesantes láminas para decorar nuestros hogares. Esta solución tiene la ventaja de que las da un toque más personal y familiar.

Cuadros fáciles para decorar o regalar

Cuadro con ceras derretidas

Aunque se ha vuelto muy popular últimamente, todavía es una opción de gran originalidad con toques de arte abstracto casero. Su ventaja: es muy colorido y alegre y especialmente apto para casas donde reine el ambiente juvenil o para habitaciones infantiles. Sólo necesitaremos un lienzo, una caja de ceras de colores (crayons) y una pistola de goma caliente o similar para adherirlas bien al lienzo. Las dispondremos de forma gradual, como simulando un arcoíris con más colores, o de la manera que nos guste, en la parte superior del cuadro y con las puntas hacia abajo. Una vez bien fijadas, sobre la punta de las ceras de colores, damos aire con un secador de pelo a la máxima potencia. Bajo el calor, las ceras se irán derritiendo hasta dar este colorido y animoso resultado que seguro te gustaría probar.

Cuadros fáciles para decorar o regalar

Tu propio cuadro abstracto

El arte figurativo puede ser muy bonito, pero ¿quién no ha soñado alguna vez con la nota moderna que el arte abstracto proporciona a nuestros interiores? Escoge los colores que más te gusten (por ejemplo, tonos fucsias, morados, verdes intensos, azulones…) y realiza sobre tu lienzo o lámina figuras geométricas o simples líneas con cinta de carrocero (o cualquier cinta que te permita despegarse después sin dañar el papel).

Cuadros fáciles para decorar o regalar

Puedes crear, por ejemplo, cuadrados de diversos tamaños sobre tu lámina. Para facilitar la tarea, empieza pintando con una brocha gorda la base de la lámina o lienzo con uno de los colores más seductores de la paleta elegida. Puede que necesites dar un par de capas para que el resultado sea más homogéneo. Cuando se haya secado, coloca con cuidado la cinta de carrocero y ve rellenando los cuadrados con los colores elegidos. Una vez seco, extrae la cinta y verás el resultado. Cuantos más cuadros abstractos confecciones, mayor será tu creatividad, más ideas tendrás y mejores resultados obtendrás.

Cuadros fáciles para decorar o regalar

Tríptico oriental

Con tres pequeños lienzos de igual tamaño, puedes crear fácilmente un tríptico de inspiración oriental. Sólo necesitarás pintar bien la base de blanco intenso (para un resultado más profesional y limpio), pintar con un lápiz flojo sobre esta base ramas, letras o flores orientales y, con mucho cuidado y paciencia, repasarlas con un pincel fino y pintura negra. Completa después con toques en rojo y tendrás un perfecto resultado.

Cuadros fáciles para decorar o regalar