Cuadros para los diferentes estilos decorativos
Los cuadros son una de las cosas más personales de la decoración de nuestro hogar y también una de las decisiones más difíciles de tomar puesto que encontraremos una enorme cantidad de opciones entre las que elegir.

No obstante, existe algo que debes poner por delante incluso de tus propios gustos, y es que el estilo decorativo de cada ambiente determinará en gran medida el tipo de cuadro a escoger.

Si el estilo de tu hogar es rústico lo mejor es que escojas ilustraciones e imágenes de paisajes de verde vegetación, flores o bodegones, por ejemplo, aunque algunos clásicos como Van Gogh también pueden quedar fenomenal en la decoración. Los marcos de madera deben ser también gruesos, resistentes y de aspecto un tanto tosco para acompañar al estilo de la habitación.

Cuadros para los diferentes estilos decorativos
Los ambientes más clásicos precisan preferiblemente pinturas o láminas de imitación a la pintura de fondos paisajísticos o de artistas clásicos, y es que una imagen fotográfica en estos ambientes podría romper todo el encanto. Las molduras más indicadas tanto para cuadros como para espejos son las de estilo más rococó, algo recargadas y en tonos, blancos o negros.

A pesar de lo anterior, las molduras de estilo barroco en colores lacados como el blanco y el negro también pueden ser ideales en otros estilos decorativos más modernos como el vintage, el shabby chic e incluso el kitsch.

La fotografía es uno de los mejores recursos para decorar las paredes de los ambientes más modernos de estilo contemporáneo o minimalista, por ejemplo. Las grandes ciudades, los paisajes naturales de lugares recónditos, animales, objetos o personas se convierten en protagonistas de la decoración; en estos casos en que la imagen se convierte en el centro de atención debes optar por enmarcaciones en vidrio, laminados sobre madera, metacrilatos o enmarcaciones con molduras metálicas muy discretas.