Cuarto de baño de diseño
Más de una vez habrás mirado revistas de decoración, fotografías de hoteles y hasta tiendas de muebles y habrás admirado con la boca abierta los increíbles cuartos de baño de diseño que consiguen montar los interioristas sin más elementos que los mismos que nosotros hemos utilizado para el nuestro (azulejos, mampara, muebles, complementos básicos, textiles,etc.).

La pregunta es: ¿Cómo lo consiguen? Si quieres conseguir uno de esos envidiables baños de diseño toma nota de algunos de estos consejos y aplícalos a tu estilo, ¡te encantarán los resultados!

Como siempre lo primero será pensar en los colores que quieres utilizar en el espacio, decisión en la que no te podemos ayudar demasiado puesto que sería inmiscuirnos en tus propios gustos.

Cuarto de baño de diseño
Sin embargo, si tenemos que comentarte algunas de tendencias de los baños más chic te recomendaríamos que apostases por los tradicionales tonos azules o los tostados y marronespara los baños elegantes a la vez que prácticos y por el contraste de los blancos y negros para los más sofisticados.

Cuarto de baño de diseño
En este sentido, mientras el primero se verá favorecido por una luz clara que le dé amplitud y luminosidad los otros dos resultarán más elegantes con una iluminación algo más tenue.

Las superficies siguen la tendencia habitual, y es que aunque la pintura puede ser un buen recurso los azulejos y las baldosas continúan llevándose el protagonismo de suelos y paredes. No obstante, la madera integrada también en paredes, suelos y hasta bañeras se está convirtiendo en uno de los recursos más utilizados en los más elegantes diseños.

Cuarto de baño de diseño
En cuanto al mobiliario, el concepto actual de diseño funcional y elegante para todo tipo de hogares suele reducirse a una sola tendencia: El minimalismo, que utiliza el mínimo de elementos en el espacio así como aquellas piezas delicadas que evitan las grandes dimensiones o la exageración.

El resto de complementos también deben ser lo más sencillos posible y crear un impacto visual que cree una sensación de amplitud en la estancia: Mamparas transparentes de cristal, lámparas sencillas, no estanterías a la vista, etc.

Sin embargo, la elegancia y el encanto de todo lo anterior se rompe si no sabemos mantener el baño como merece: Límpialo muy a menudo y mantenlo día sí día también recogido y ordenado.