Cuarto de baño elegante
Las revistas de decoración están llenas de interiorismos que nos hacen soñar con preciosas habitaciones, magníficas cocinas y unos cuartos de baño de lujo que cualquiera desearía tener en casa.

Aunque parece difícil lograrlo sin la ayuda de un profesional, lo cierto es que con buen gusto y un poco de idea de decoración podemos conseguir uno de esos elegantísimos baños que tanto envidiamos.

Es fundamental romper con la idea del tradicional baño súper práctico y familiar para crear un espacio donde el estilo, la clase y la sofisticación sean la clave… Para empezar, en un baño elegante es muy importante escoger bien los colores de base, que en este caso deberán moverse en la gama de marrones, grises o negros a menudo delicadamente combinados con el blanco.

Cuarto de baño elegante
Escoge la gama que más te guste y muévete en ella durante todo el proceso decorativo: cubre las paredes con papeles pintados (resistentes a la humedad) o azulejos de estos tonos y los suelos con preciosas baldosas cerámicas que den categoría al espacio.

En lo que al mobiliario se refiere lo mejor es optar por los estilos más elegantes, que en dos extremos distintos podrían ser el moderno estilo minimalista y el clásico vintage, por ejemplo… Una buena idea podría ser unir ambos estilos para crear una atmósfera muy sofisticada gracias al uso de elementos muy contemporáneos como los muebles de líneas rectas y sencillas en tonos oscuros, las grandes mamparas de cristal o algunos sanitarios de acero con elementos más clásicos como los grandes espejos de estilo barroco, las lámparas de araña o las bañeras retro con patas (aquellas que no van pegadas a la pared).

Para acabar, recuerda que un baño elegante es sinónimo de un baño ordenado, limpio y libre de demasiada ornamentación.