El choque de culturas, los viajes y la mezcla de estilos también pueden formar parte de la decoración del hogar, no en vano se ha convertido en una de las últimas tendencias en interiores. Este tipo de decoración aporta un toque único y combina la evocación de destinos lejanos con un amplio exotismo. En definitiva, propone una pequeña vuelta al mundo sin salir de casa. Puede hacerse en mayor o menor escala; de tal manera que se encuentre reflejado en una única habitación (por ejemplo, el salón) o ir más allá y hacer partícipe de ella a la totalidad de la vivienda.

Debido a que hay tantos estilos de decoración multicultural como personas, sugerimos algunas ideas con las que podrás recrear en tu salón la magia de las Mil y una Noches, sumirte en el equilibrio de la cultura japonesa o disfrutar la elegancia del gusto francés, entre otros.

Decora traspasado las fronteras en tu hogar
Un salón de té con esencias árabes
El estilo árabe es uno de los que otorgan más flexibilidad en cuanto a colores, mobiliario y objetos decorativos. Predominan los tonos cálidos y neutrales en las paredes, el turquesa o verde esmeralda en los textiles y algún tinte que resalte, como el anaranjado o el rojo mate. Recrea la arena del desierto con tonalidades beige. En cuanto a las formas, intenta adquirir muebles que incluyan arcos conopiales y líneas sinuosas. Emplaza telas transparentes de colores que hagan las veces de cortinas o se extiendan por el techo de forma arqueada. Puedes pintar líneas beige o amarillas sobre una mesa baja de té marrón brillante y acompañarla con coloridos cojines bordados para sentarse en el suelo. La nota distintiva la darán las lámparas de piel triangulares fijadas a la pared y los jarrones estampados. Experimenta con las formas árabes hasta dar con un conjunto a tu gusto. Existen muchas tiendas especializadas de bajo coste, pero, si tienes el estilo bien claro en tu cabeza, puedes reconvertir muebles que ya tengas y darles un diseño más acorde a lo que buscas.

Decora traspasado las fronteras en tu hogar
Una esquina oriental que invite a la relajación
La decoración japonesa es una de las grandes favoritas, por su sencillez y armonía dentro de la elegancia. Es tan adecuada para un aseo como para un rincón de lectura en el salón, o un jardín. Intenta disponer de un espacio amplio para este espacio especial y crear un lugar diáfano, que presente cierto toque minimalista. Una apuesta segura puede ser la combinación de negro y rojo intenso y el uso de las líneas en los textiles, intentando que la estancia guarde cierto equilibrio. Decora las paredes con una lámina enmarcada de forma rectangular con alguna palabra en japonés y varios abanicos extendidos. Reserva un lugar privilegiado para las plantas, atrévete con un bonsái o con jarrones que contengan cañas de bambú. Finaliza el conjunto con una chaise longue negra, piedras redondas en recipientes o distribuidas sobre los muebles y un jardín zen que puedes elaborar manualmente.

Un espacio clásico francés
Si te gustaría recrear la elegancia europea que combina armonía y comodidad, el estilo afrancesado, de corte clásico, puede ser una opción a tener en cuenta. Como colores en las paredes, textiles y muebles podemos decantarnos por el blanco roto, el rosa palo y el beige. Irá muy bien en una habitación o un comedor. Las butacas tapizadas en colores suaves cobran mucha importancia en este estilo, así como las sillas de tipo señorial. Recuerda que los tapizados tienen que evitar los estampados, ser de tonos lisos y no demasiado llamativos. Podemos comenzar con elegir unas cortinas rosas o beige (a juego con el edredón, quizá, si es una habitación) y lámparas de cristal. Como detalles opcionales: candelabros sobre los muebles, un centro de mesa, algunas pinceladas doradas sobre los textiles o en objetos como un revistero, cuadros con láminas de la campaña francesa o cualquier paisaje que aporte tranquilidad y, para terminar, jarrones de cristal que dejen ver diferentes flores; por ejemplo claveles, lilas, lavanda o incluso tulipanes. Un espacio muy sencillo de hacer, no demasiado atrevido, que garantiza estéticos resultados.

Decora traspasado las fronteras en tu hogar
Delicias de India
India también es un país muy rico cultural y estéticamente que puede contar con su pequeño homenaje dentro de una vivienda multiétnica. Proponemos comenzar por un sofá de cuero color mostaza, adornado con cojines redondos que muestren estampados o cenefas. Las cortinas pueden ser turquesa suave. Decora con algunas cajitas de madera que muestren la figura de un elefante. Los colores que más van con este estilo son el vainilla, el granate, el mostaza, el burdeos, el beige y los tonos anaranjados. Si has viajado a India y adquirido algún objeto, es el momento de elegir dónde emplazarlo en este distinguido rincón.

Dejarse seducir por el pasado maya
La decoración de inspiración maya es tan apta para una cocina como para el rincón de una habitación grande. Intenta recrear el contraste entre la madera y el color blanco, elige estampados simples y objetos hechos a mano. Por ejemplo, cestas y cajas de mimbre, un reloj de pared de madera, alfombras estampadas, manteles de rayas que alternen al menos siete colores de gran vistosidad, vajilla de porcelana y cuencos de flores igualmente en tonos llamativos. Este estilo es ecléctico, sigue una cierta uniformidad cromática con algunos contrastes y no recarga.

Decora traspasado las fronteras en tu hogar
Viajar a Polinesia desde el jardín
Si tienes un jardín o un balcón, es el momento de desplegar todo el exotismo recordando la Polinesia. Esta forma se caracteriza por un gran uso de la madera de tono oscuro, murales o láminas con paisajes paradisíacos, cojines de formas diversas, sillas de mimbre, una hamaca y alguna sombrilla. Además, combina tipos de azul claro que evocan el mar con verdes vistosos. Si es posible, añade algunas plantas tropicales de un verde intenso y esparce arena de playa en una pequeña porción. Las cortinas mejor si son de tul blanco. Para los muebles y objetos de decoración elige materiales típicos de la zona, como la madera de sándalo, la caoba o el palisandro. Incorpora lámparas, jarrones, artesanía y posavasos haciendo uso de estos materiales y siéntete en los parajes más salvajes de la Polinesia sin salir de tu jardín.

Asimismo, puedes reservar un rincón o habitación que recoja lo mejor de la decoración africana, una cocina o sala de estar con aires mediterráneos, una combinación de azules y blancos para evocar los paisajes griegos o cualquier otro país o cultura del mundo. Con estas pequeñas recomendaciones y algo de imaginación, podemos hacer de nuestro hogar algo diferente y exclusivo, siempre intentando que la mera estética no vaya por encima del sentido práctico.