Decora tu hogar con colores vibrantes
Los colores vibrantes son estupendos para transmitir energía, calidez y alegría a todas las estancias de tu hogar. Hay quienes piensan que los colores vibrantes únicamente deben ser utilizados en épocas de calor pero realmente pienso que se puede usar en todas las épocas del año. Sencillamente porque en verano y primavera son ideales, pero en los meses de más frío también son adecuados ya que te aportarán la calidez que necesitas en tu hogar para contrastar con el frío de las calles.

Los colores vibrantes puedes usarse para las paredes, en los textiles, a través de los muebles o en pequeños adornos para contrarrestar con colores más suaves en la decoración de tu vivienda. Pero lo que realmente resulta importante es que aprendas a combinar estos colores para no sobrecargar el ambiente y poder darle ese toque personal y atractivo que tanto estás buscando.

Los colores

Cuando se decide decorar un hogar con colores vibrantes se busca contrarrestar con el ambiente del exterior (por ejemplo con los colores fríos del invierno) pero sobre todo se quiere encontrar un hogar cálido que aporte buenas sensaciones y nos haga sentir en casa felices puesto que estamos decorando nuestro refugio diario.

Para decorar tu hogar con colores vibrantes puedes decantarte con colores como el amarillo, el naranja, el rojo, el azul eléctrico, el verde lima… son la mejor solución para tu hogar. Pero para que quede bien combinado te aconsejo que los utilices con otros colores opuestos para que puedan quedar las estancias equilibradas, sin que falte un ápice de energía.

Decora tu hogar con colores vibrantes

Las combinaciones

No es necesario que utilices los colores vibrantes en todo tu hogar, deberás hacer un uso inteligente para que de este modo la decoración quede equilibrada. Por ejemplo si pintas las paredes con colores vibrantes opta por tener unos muebles más claros y un suelo claro, pero en los pequeños detalles podrás usar de nuevo colores vibrantes. En el caso contrario también sería igual, es decir si tienes las paredes con tonos claros e incluso en blanco puedes tener los muebles con tonos vibrantes.

Otra manera de combinar e incorporar los colores vibrantes a una estancia es haciendo uso de los textiles, es decir puedes utilizar estos colores para cortinas, cojines, colchas, etc. De esta manera podrás tener los efectos de los colores vibrantes pero sin estropear la armonía que ya tengas en la decoración de la casa.