Decora tu salón con alfombras árabes
Siempre que he tenido la oportunidad de ver una alfombra árabe me he quedado maravillada ante tanta belleza puesto que son alfombras que simplemente gustan con sólo mirarlas. Además pienso que son alfombras que gustan a todo el mundo porque existen tantos modelos, con tantos colores, formas e incluso texturas que seguro que las personas más reticentes a este estilo de decoración serían capaces de encontrar una que les gustase para colocar en su salón.

Suelen ser alfombras artesanales por lo que además de tener belleza tienen trabajo humano detrás lo que las hace aún mucho más valiosas. En este artículo quiero hablarte sobre las alfombras árabes y lo bien que pueden ir para tu salón si estás pensando en estos momentos en comprar una alfombra ahora que queda poco para la llegada de los meses del frío.

Para el salón

Aunque te comento en este artículo lo ideal que puede quedar en tu salón es cierto que puedes decorar más estancias con ellas. Por ejemplo terrazas e incluso un dormitorio amplio.

La forma tradicional de colocar una alfombra es ponerla en el suelo puesto que es una forma funcional de decorar con ellas ya que cuando llega el frío invierno nos ayudará a resguardarnos del suelo frío, pudiendo ir descalzos si queremos en la zona donde está la alfombra ubicada. Pero también existe otra forma de decorar con las alfombras árabes que es menos funcional pero que ayuda a que se mantenga en buen estado y por si fuera poco, a contemplar la belleza de sus formas y sus colores, me refiero a ponerla en la pared.

Para que pueda quedar bien en tu salón deberás tener una decoración adecuada porque por ejemplo una alfombra árabe para un estilo decorativo industrial o minimalista no encajaría en absoluto. En cambio al ser tejidas a mano seguro que quedaría estupendamente en un salón con estilo clásico dándole un toque de personalidad y elegancia a la estancia.

Decora tu salón con alfombras árabes

Las alfombras árabes

Los colores que suelen ser empleados en las alfombras árabes suelen ser los rojos intensos, diferentes tonalidades de naranjas, el turquesa, el morado y muchos más colores que en su combinación ayudan a que se transforme en una alfombra cálida que convierta la estancia en un sitio acogedor.

Las texturas suelen variar dependiendo del estilo porque en alfombras más grandes destinadas a interiores suelen tener una textura suave gruesa y con relieve, en cambio las alfombras de exterior la textura puede variar. También existen de variados tamaños lo que ayuda a que las que son más pequeñas y versátiles se puedan colocar en más estilos decorativos y no sólo en el clásico, por ejemplo.