Decoración de interiores en rosa
Guste o no, el rosa es y ha sido siempre el color de la feminidad por excelencia… Precisamente por ello somos muchas las que decidimos decorar alguna de las estancias de nuestros hogares con este color a pesar de tener que escuchar las continuas quejas de nuestros compañeros.

Si tú también consideras que decorar en rosa puede resultar algo cursi y de otra época atiende, porque puede que no estés seguro en realidad lo que estás diciendo.

El rosa es a menudo asociado a la mujer sensible, dulce y, en definitiva, a lo más tradicional. Si te va este estilo lo mejor que puedes hacer es decorar tu hogar con las estéticas más clásicas y vintage, combinando los muebles clásicos o decapados en blanco con textiles lisos o estampados (flores, rayas, cuadros, etc.), complementos y hasta paredes (con pintura o papel pintado) donde los rosas y los blancos tomen el protagonismo acompañado por algunos otros tonos pastel.

Decoración de interiores en rosa
Si quieres una decoración tan femenina como la anterior pero algo menos cursi, por así decirlo, lo mejor es que utilices este color en sus versiones más fuertes (rosa chicle, fucsia, etc.) para los interiorismos de estilo moderno y contemporáneo. Combínalo con algún otro color que sume algo de elegancia al excesivo romanticismo: nuestra favorita es la combinación del color rosa con chocolate, pero también puedes sustituir el marrón por un negro más oscuro.

Las habitaciones infantiles son un mundo aparte, por lo que en estos casos prácticamente cualquier uso queda justificado para la coqueta habitación de la princesa de la casa.

Otros lugares donde cada vez se utiliza más este color es el cuarto de baño o la cocina, aunque en estos casos de una forma simple y moderada sobre algunos detalles de los muebles (puertas de armarios, frontales de cajones, etc.), de las paredes o de los ornamentos en general.