Decoración de Navidad en el dormitorio
Si eres uno de los que sienten la magia de la Navidad en lo más profundo probablemente estés esperando con ansia que lleguen las fiestas para llenar de luz y color cada una de las estancias de tu hogar. .. ¿Te apuntarías a decorar también tu dormitorio por estas fechas?

En caso de que tu respuesta sea un rotundo sí presta atención a lo que te contamos e introduce la Navidad también en tus habitación para hacer de ella uno de los espacios más encantadores de tu hogar.

Acogedor, confortable, familiar y entrañable: así es el perfecto dormitorio navideño. Para conseguirlo, sin embargo, no deberás cambiar todos los elementos decorativos, el mobiliario o pintar de nuevo las paredes de tu hogar sino sencillamente modificar la decoración introduciendo algunos de los colores y ornamentos más tradicionales de estas fechas.

Decoración de Navidad en el dormitorio
Nuestro consejo es que guardes durante unas semanas la decoración habitual de la estancia para dejar más espacio y por supuesto todo el protagonismo a ésta, que será mucho más especial: comienza por escoger un par de los colores más típicos de la Navidad (rojo, verde, dorado o plateado, por ejemplo) y utilízalos a partir de este momento para toda la decoración.

Papá Noel, los renos, los duendecillos, las estrellas fugaces, los corazoncitos y los árboles de Navidad entre muchos otros personajes y elementos típicos se encargarán de dar ese toque que buscas para la decoración en cualquiera de los elementos de la estancia, desde los vinilos para paredes, ventanas o muebles hasta los textiles u otros ornamentos como figuritas para tus muebles, por ejemplo.

En este sentido, un buen paso es comenzar por escoger una monísima colcha de inspiración navideña donde predominen los tonos rojos y verdes acompañados por los dorados y plateados (si además es de patchwork, mejor que mejor).

Otra buena idea es dar el protagonismo a la ventana, que será el principal testigo del paso de los fríos días del invierno: puedes hacerlo dibujando figuras con nieve artificial, colgando una rosca decorativa navideña, pegando algunos vinilos temáticos y hasta cambiando tus cortinas si te atreves (cuidado: ¡no combines todo lo anterior!).