Decoración de una sala de estar moderna
Aunque la salita de estar ha sido tradicionalmente una de esas estancias que recordamos de la casa de nuestras madres y abuelas, lo cierto es que no por ello debemos considerarlas como un lugar aburrido o anticuado.

De hecho, una sala de estar moderna puede convertirse en un auténtico gozo para quien tiene la suerte de poseerla… Si quieres decorarla con un estilo juvenil, alegre y divertido no pierdas detalle de algunas de nuestras ideas, ¡seguro que te encantan!

El color es una de las bases de estas salitas, y es que nuestro consejo es que aprendas a combinar con gracia todo tipo de tonos entre los distintos elementos como el mobiliario, los aparatos eléctricos, los textiles o los elementos decorativos del espacio.

Una buena idea sería comprar muebles sencillos de líneas rectas y lisas y dar los toques decorativos con los complementos básicos de la estancia como por ejemplo las lamparillas para la lectura (pequeñas o de pie) o las mesitas centrales. Además de la madera, materiales como el plástico o el acero pueden resultar ideales para estos espacios.

Decoración de una sala de estar moderna
Teniendo en cuenta que la estancia se piensa para los momentos de relax o reunión con familia y amigos, los muebles básicos del entorno serían los siguientes: un sofá y varias butacas (o dos sofás), una mesita central auxiliar para apoyar cualquier objeto, un mueble principal para el televisor con algunos cajones y armaritos o alguna que otra estantería para los libros, los DVDs o tu colección de CDs.

Aprovecha para dar los toques más alegres y divertidos con los textiles: combina sofás sencillos en tonos lisos con cortinas o cojines en múltiples colores y estampados.

¿Y qué hay de las paredes? Debes guiarte sencillamente por tus gustos, aunque en nuestra opinión no deberías recargar demasiado el ambiente. Puedes utilizar un tono llamativo en alguna de ellas combinándolo con tonos claros en las otras tres; un vinilo decorativo o un fotomural también son una buena opción para darles un toque decorativo sin necesidad de gastar demasiado dinero.