Decoración del hogar en azul
En la decoración del hogar el colorido juega un papel importantísimo, puesto que de él dependerán muchos aspectos en el ambiente que hayamos creado. Siempre se tiene por costumbre seguir unas pautas que nos puedan permitir dar mayor sensación de amplitud y luminosidad en cada una de las estancias, pero no por ello han de ser de obligado cumplimiento. Aunque por lo general los tonos claros son los más empleados, hay quien se decanta por seguir una línea más personal.

En el caso de hoy hablaremos del color azul en la decoración del hogar. Este color en sus gamas más claras siempre ha sido uno de los protagonistas en la habitación del bebé, constituyendo incluso un gran clásico en sus tonos pastel. Menos habitual es encontrarlo en el dormitorio principal, pero no por ello ha de ser un color prohibido. Incluso, como puedes ver en la fotografía que te muestro, también se pueden combinar diferentes tonos y así conceder un juego de claros y oscuros.

Decoración del hogar en azul
Este dormitorio parte de un suelo de madera oscura y un techo claro. Las paredes se han pintado en azul grisáceo, algo necesario para restar sensación de ahogo. El mobiliario es el que toma la tintada más oscura del azul, pero defiende la claridad al haberle sido incorporado franjas en tonos beige. Este juego de beige y marino se mantiene también en la cama, pero realizado a la inversa: destacan los claros que se enmarcan en oscuros. Detalles añadidos como alfombras, lámparas y ropa de cama en tonos claros también ayuda a restar oscuridad.
Decoración del hogar en azul
El caso contrario nos lo encontramos en la sala. Aquí el protagonista es el azul clarito, que tiene presencia en la mayoría del mobiliario, por lo que la sensación de luminosidad está tan garantizada como en cualquier otro tono neutro. Vuelve el azul también para los baños, pero con un aspecto totalmente renovado. Puede aparecer en paredes, pero no a modo de cenefa como hace años, sino con grafismos asimétricos en el total del alicatado.