Decoración del hogar en gris
Conseguir que nuestra casa sea un espacio acogedor es posible si tenemos en cuenta diversos factores, entre los que el color destaca de especial manera, pues de todos es sabido que nuestro estado de ánimo puede verse afectado en muchas ocasiones por los colores que nos rodean, así como también el color de la ropa a veces da una idea de cómo nos encontramos.

Elegir el color con el que quieres crear un ambiente que te invite al descanso ya no pasa sólo por el blanco de toda la vida ni por los beige que a veces no van con nuestra personalidad. Hay más opciones, y una de ellas y que a mí me encanta personalmente es la de elegir el color gris para la decoración del hogar, a pesar de ser un color que a priori lo relacionamos con un día triste y oscuro.

Decoración del hogar en gris
Hubo un tiempo en el que el negro se impuso en la decoración, fue un boom que parecía querer abandonar por completo todo lo clásico que aportaba el blanco y que a día de hoy se sigue utilizando pero es necesario que sea en su justa medida ya que si no lo alternas con contrastes puede resultar deprimente y muy cargante. Esto no ocurre con el gris, puesto que te ofrece numerosos matices y tintadas, por lo que varios grises en una misma estancia te permiten poseer un entorno casi monocromático pero que a su vez sea capaz de distinguir distintos perfiles y puntos de luz.
Decoración del hogar en gris
A todo ello hay que sumarle que todo aquello que quieras ir incorporando a dicha decoración va a quedar perfectamente ligado, puesto que acepta de maravilla detalles en colores vivos sin que rompan el encanto. Del mismo modo, el gris aporta elegancia y presencia a estancias que previamente ya estaban decoradas en otros tonos, como ocurre con la alfombra que se eligió para la segunda fotografía. También puedes elegir el gris para un dormitorio juvenil y quitarle sobriedad con detalles decorativos más coloristas.