Decoración en blanco, negro y rojo
Cuando hablamos de decoración del hogar, son varios los elementos que debemos tener en cuenta, tales como la funcionalidad de los muebles que elijamos para cada estancia, así como de la confortabilidad y personalidad que cada uno de ellos otorgue en cada momento; todas estas claves no serían de la misma relevancia si no se les incluyera a todas ellas la importancia del color a la hora de su elección.

El color es una parte fundamental a la hora de decorar nuestro hogar, y es un elemento que cada vez se hace más extensivo y notorio tanto en el mobiliario como en la pintura, empapelado u otras variantes para las paredes. Si siempre ha sido elegante decorar tu hogar en blanco y negro, ahora esa elegancia se ve más vanguardista y personalizada gracias a la incorporación del rojo como punto clave para orientar la mirada hacia esos elementos que quieres destacar o, simplemente, como tonalidad relevante para romper el dúo más formal y clásico que antes nombraba.

Decoración en blanco, negro y rojo
Como puedes ver en las imágenes que hoy te muestro, un dormitorio totalmente minimalista y parcialmente monocromático, cambia completamente su imagen con la incorporación del color rojo en un lateral del panel que conforma el cabecero, una original forma de dar un contrapunto que aporta vida y resta aburrimiento y seriedad.

Del mismo modo, los rojos o granates también desvían tu mirada en la 2ª fotografía, donde puedes apreciar que los artículos de este color son minoría y, contradictoriamente, toman el protagonismo absoluto de una estancia antes más apagada. Muy personal resulta también, el hecho de pintar la pared con una línea colorista divisoria, sobre la cual destaca el mobiliario que también se presenta en dos tonalidades diferentes, algo que le otorga a la estancia un estilo muy personal.