Decoración en color negro
Aunque el negro es el color de la elegancia por excelencia, lo cierto es que vestir alguna de nuestras estancias con este color puede darnos un poco de respeto.

Oscuro y provocador, este color puede resultar contraproducente para la decoración de nuestras estancias sino sabemos cómo utilizarlo, y es que a menudo resta luz y contribuye a reducir visualmente el espacio.

Precisamente por esto que debes tener algunos conceptos básicos para acertar a la hora de utilizar el negro en la decoración de tu hogar. Si quieres conocer algunos de los secretos de este color toma nota de lo que te contamos, ¡no pierdas el tiempo!

Decoración en color negro
Para empezar, debes tener en cuenta que el negro puede utilizarse como color básico de la decoración o como complementario para conseguir de forma sutil ese toque chic y glamouroso.

En el primer caso, puedes utilizar el negro tanto en paredes como en el mobiliario. Sin embargo, para pintar alguna o varias de tus paredes de un color tan oscuro deberás contar con un espacio con una gran iluminación natural, pues sino el espacio se vería fuertemente reducido y también oscuro, triste y apagado. Si tienes la posibilidad de pintarla, busca ornamentos como vinilos o cuadros con molduras más claritas que contrasten con la pared y ayuden precisamente a potenciar esa iluminación que tanta falta le hace.

Decoración en color negro
Por otra parte, debes tener en cuenta que en estos casos los tonos de las paredes y el mobiliario deben contrastar siempre para romper un con la monotonía y la oscuridad en la estancia, por lo que a paredes oscuras siempre muebles y ornamentos claros y a paredes claras, todo lo contrario (colores negros o tonalidades oscuras como el wengé).

También puedes utilizar los tonos más oscuros como color secundario para la decoración combinándolos con otros más claros e incluso llamativos (blancos, rojos, azules, violetas, etc.) en textiles, muebles o algunos detalles de paredes o suelos.