Decoración en color violeta: tonos lilas o morados

Decorar en color violeta (y sus variantes más oscuras y más claras) continúa siendo tendencia, y no es para menos. Es uno de los colores más sencillos de combinar y puede vestir casi cada estancia de la casa, desde baños, a salones, y resulta especialmente adecuado en dormitorios. La decoración en este color puede darse en paredes, textiles, detalles o muebles, con impresionantes resultados.

Decoración en color violeta: tonos lilas o morados

Con qué colores combinarlo y sus efectos

En primer lugar, podemos crear una mezcla monocromática: es decir, alternar tonos más claros y oscuros, como el lila, el malva, el berenjena, el morado oscuro casi añil.. como resultado, obtendremos una estancia agradable a la vista y elegante. Pero, además, otros colores quedarán muy bien con el violeta dependiendo el efecto que estemos buscando, sin descartar los claros, como el blanco.

Decoración en color violeta: tonos lilas o morados

Con negro: la elegancia por excelencia

El negro y el morado (violeta oscuro) juntos en decoración dan como resultado un espacio serio, pero sin duda muy elegante. Esta mezcla de colores con poca luz no es muy recomendable para estancias demasiado pequeñas y tampoco para lugares en los que se busque evocar la alegría. Es una apuesta más clásica, cuya sobriedad se puede romper integrando detalles en colores claros, como por ejemplo, muebles o textiles blancos, que le aportará a la estancia una luminosidad extra y cierto dinamismo.

Decoración en color violeta: tonos lilas o morados

Con blanco: limpieza y amplitud

Si lo que buscamos es que nuestra habitación parezca más amplia sin renunciar a la elegancia, podemos tener en cuenta el efecto que hacen juntos el violeta y el blanco. Mientras éste último es un color neutro, el morado se encargará de dar la nota de color, sin renunciar a la luminosidad.

Decoración en color violeta: tonos lilas o morados

Con gris: un clásico

Para dormitorios o salones en los que se busca el estilo clásico y elegante, esta combinación es una apuesta ganadora. Aporta modernidad, pero sobre todo cierta sobriedad, aunque con color. Dependiendo de la tonalidad del gris, conseguiremos dará un efecto más similar al blanco (amplitud) o al negro (sobriedad).

Decoración en color violeta: tonos lilas o morados

Con tonos tierra

El violeta puede decorarse también junto a colores tierra, marrones, arcilla u ocres, dando, por lo general, un efecto mucho más parecido al que da el negro.

Para habitaciones vistosas: el fucsia

No a todos gusta esta decoración, por lo general mucho más llamativa, pero el fucsia y el violeta, al ser colores próximos en la rueda cromática, pueden combinarse para dar como resultado una estancia llena de carácter.

Decoración en color violeta: tonos lilas o morados

Su color opuesto: el amarillo

En el otro lado de la rueda cromática, se encuentra el amarillo, por lo que estos dos colores se llevan bien en la decoración. Sin embargo, hay que hacerlo con cuidado, pues este diseño no es sencillo de llevar a cabo con buenos resultados, sino que conviene medir bien la proporción de ambos tonos, por ser precisamente tan distintos. Así apostaremos por un violeta estándar y amarillos discretos, como el mostaza o el ámbar.

Decoración en color violeta: tonos lilas o morados

Los complementos

Si hemos elegido violeta, morado o lila para nuestras paredes, podemos integrar los complementos en colores próximos en la rueda cromática: como azules o añiles, o bien tonos que caminan hacia el rojo, como el granate o el burdeos.

Decoración en color violeta: tonos lilas o morados

Simbología del violeta

Este color, mezcla de rojo y azul, se lleva lo mejor de ambos colores, por un lado la elegancia y frescura del azul, y por otro la pasión que le da su tonalidad roja. Es un color perfecto para áreas que quieran sugerir misterio, también es el color de riqueza y la inteligencia. Sin duda es un tono que aporta elegancia y distinción a los ambientes. Esta simbología no es un invento reciente, sino que se le da ese significado desde hace tiempo, por eso, en otro tiempo, la realeza y los personajes de las altas esferas solían vestirse de violeta. Asimismo, es el color de la fe, por eso no es raro ver a un eclesiástico con sotana de este color.

Decoración en color violeta: tonos lilas o morados

El violeta es muy sencillo de combinar. Además, sus múltiples tonos nos proporcionan grandes posibilidades en decoración. Existen tonos oscuros muy atractivos y con grandes posibilidades, como el morado, el berenjena, el ciruela, o el púrpura. Como hemos dicho, aportan más sobriedad, sobre todo combinado con negro, y quedarán geniales en oficinas o en dormitorios matrimoniales.

Decoración en color violeta: tonos lilas o morados

El tono berenjena, por ejemplo, es un color muy seductor. Se trata de una variedad del violeta, pero con un toque extra que le hacen ser elegido a menudo por las personas que buscan esta elegancia de la que hablábamos. Es un tono idóneo para vestir habitaciones juveniles, aunque, sobre todo, dormitorios de adultos, como éste de la imagen:

Decoración en color violeta: tonos lilas o morados

Los tonos claros, más próximos al lila, son más adecuados para baños o habitaciones infantiles, porque dan una dosis extra de energía y frescura. Resultan también muy recomendables para estancias algo más pequeñas, pues su claridad nos dará amplitud. Destacamos el parma, el lavanda o el malva.

Decoración en color violeta: tonos lilas o morados

Por su parte, el lavanda tiene un cierto tono más próximo al azul, pero es un color que nos transmite calma, pureza y relajación. Su uso en paredes y textiles nos da como resultado estancias muy suaves, que sugieren inocencia. Por eso, queda muy bien en salones y en baños, aunque también es un color muy a tener en cuenta en dormitorios de adolescentes.

Decoración en color violeta: tonos lilas o morados

El lila suele ser a menudo elegido para pinar los cuartos femeninos, incluso infantiles, pero en realidad su suavidad y su efecto lo hace apto para casi toda la casa. Un color a tener en cuenta en decoración.

Decoración en color violeta: tonos lilas o morados