Decoración estilo hindúLas casas más tradicionales de la India nos resultan siempre exóticas, alegres e incomprensiblemente relajantes… Si sabemos de sobra todo esto, ¿por qué no dar un toque distinto a nuestro hogar con este estilo?

La decoración hindú podría clasificarse dentro del estilo oriental, si bien en realidad dista mucho de otras variantes de éste.

En este sentido, aunque mantiene la línea más natural en cuanto a materiales, elementos naturales y productos artesanales para la decoración, los interiorismos de este estilo se caracterizan por una explosión de colores (especialmente en los textiles) a diferencia de la neutralidad de otras vertientes.

Así, en esta decoración los tonos llamativos (naranjas, rojos, rosas, verdes…) combinados con los cálidos (dorados o colores tierra, entre otros) toman el protagonismo en paredes, revestimientos y complementos, especialmente en los elaboradísimos textiles de motivos indios que a veces resultan incluso demasiado recargados, por qué no decirlo.

El mobiliario es siempre de madera, con un característico estilo rústico típico de la decoración oriental que destaca la naturalidad por encima de lo demás.

Decoración estilo hindú
Los complementos son siempre los mismos: cojines, alfombras y cuadros multicolor, jarrones de mármol, trabajadísimas cajas de madera, velas, lámparas de luz tenue o estatuas representativas (como Ganesha, el dios con cabeza de elefante) no suelen faltar en ninguna estancia hindú que se precie.

Tú misma puedes adaptar la decoración hindú a tus propios gustos y necesidades, y es que, como ocurre con las propias culturas, no hay mejor forma de enriquecer la decoración que tomando lo mejor de cada lugar.

De acuerdo, quizá no debas ornamentar estancias minimalistas o rústicas con este estilo, pero sin duda quedará perfecto con las estancias de decoración más natural y, por qué no, también con modernos estilos como el kitsch.