Decoración estilo pop
Hace ya algunos años que la tendencia decorativa del estilo pop volvió a nosotros para ayudarnos a conseguir una decoración más alegre y divertida para el hogar.

Muy similar al estilo retro, los colores, las curvas y los estampados geométricos (rombos, círculos, ondas, triángulos…) son los principales protagonistas de esta decoración, que procura aplicar estas reglas a cualquier elemento de las estancias.

Mobiliario, paredes, ornamentos… Todos los elementos de la decoración rechazan lo tradicional y lo formal para llenar las estancias de una estética algo hippie que pide dar rienda suelta a la imaginación.

Eso sí, procura escoger unos colores clave en los que se base el resto del interiorismo de la estancia, porque innovador y original no quiere decir descuidado. En este sentido, las combinaciones más utilizadas son las de blanco, negro y rojo, amarillo, naranja y marrón o verde manzana, verde oscuro y marrón, por ejemplo.

Decoración estilo pop
En las paredes es una gran idea combinar una pared con un original papel pintado de formas geométricas o a rayas con otras paredes lisas en un color adecuado que armonice con ésta.

El mobiliario nunca debe ser demasiado formal, con estrictas líneas rectas o lisas, sino que en este estilo se llevan más bien las curvas y las formas sinuosas en muebles sencillos y poco ornamentados.

El plástico es otro de los materiales fundamentales para esta decoración, pero puede combinarse a la perfección con cualquier tipo de mueble.

En cuanto a los ornamentos, son típicos los textiles estampados con las formas mencionadas, las grandes alfombras de pelo, los vinilos, las lámparas y teléfonos sesenteros o los originales cuadros al más puro estilo de Roy Lichtenstein o el padre del pop art, Andy Warhol.

Ya sabes, la única regla en este estilo es no crear un espacio formal, ser creativo y crear un espacio lleno de vida.