Decoración inspirada en las grandes ciudades
Nueva York, Londres, París, Pekín… las grandes ciudades son objeto de admiración de la mayoría de nosotros, que no conformes con visitarlas en nuestros sueños (lo de viajar por todo el mundo no está al alcance de cualquiera) deseamos introducirlas también en la decoración de nuestros hogares.

A pesar de que ahora puede que se te ocurran pocas, en realidad hay muchas formas distintas de hacerlo de un modo elegante y original… ¿cómo? Te lo contamos a continuación.

Lo primero que debes hacer es analizar esa ciudad que te has puesto como objetivo con el fin de extraer de ella los elementos más representativos: colores, símbolos, lugares o monumentos, entre otras cosas, para seleccionar los que más te gusten para tu hogar.

Decoración inspirada en las grandes ciudades
En este sentido, una buena idea es escoger los colores clave de sus banderas para decorar el espacio (los de la bandera británica o estadounidense, por ejemplo) y añadir a partir de ahí detalles decorativos que recuerden a los mismos destinos: vinilos o cuadros que representan algunos de los edificios más simbólicos o elementos clave como las cabinas telefónicas londinenses, murales decorativos u otros pequeños detalles como cajitas, alfombras o lamparillas son buenas formas de hacerlo. De hecho, a día de hoy incluso puedes comprar los mismísimos carteles del metro o de las calles de Londres al fabricante original… ¡increíble!

En algunos casos bastante puntuales esta afición y patriotismo por determinados destinos puede llegar a protagonizar incluso nuestros textiles: es el caso de la popular bandera británica, que más allá de cualquiera de los anteriores artículos mencionados se convierte en el leit motiv de sofás, cojines, colchas o alfombras, entre otros. Además de todo, no solamente lo hará en el típico trío de color compuesto por blanco, rojo y azul sino que además también lo hará en muchas otras gamas de color como verdes, marrones o azules, por ejemplo.

Atiende, porque el único error que no puedes permitirte cometer es el de abarrotar visualmente la estancia con un exceso de ornamentos temáticos como los que te proponíamos anteriormente… ¡en el equilibrio se encuentra el buen gusto!