Decoración moderna en un entorno rústico
En la decoración del hogar, al igual que en tantos otros aspectos de la vida, es fundamental saber el mensaje que quieres proyectar a los demás sobre ti mismo, y para ello, hay un truco infalible cuando no sabemos lo que queremos, y es tener las ideas muy claras con respecto a lo que no queremos. A partir de ahí, comienzan los descartes, disminuyen las opciones y, poco a poco, vas dando forma a una idea que antes estaba tan lejana.

Digo esto porque me he encontrado con gente que tiene una casa en la aldea, generalmente herencia familiar, y en un principio se encuentran con un verdadero quebradero de cabeza. No quieren tirarla por completo y anular ese toque rural, pero tampoco quieren vivir en la clásica casa de campo de antaño, donde la decoración era más bien rudimentaria, y sólo funcional.

Decoración moderna en un entorno rústico
Por ello es importante empezar a descartar. ¿Quiero o no quiero conservar la cocina de leña? ¿Quiero techos lisos o dejaré las vigas a la vista? ¿Pondré suelos que brillan como espejos o me decantaré por los de estilo pizarra? Todo este tipo de preguntas te ayudará a crear la base de la que deberás partir para reorganizar la ubicación de cada estancia y su correspondiente distribución.

En la actualidad, cuentas con múltiples posibilidades que te permiten combinar diferentes estilos, incluso algunos tan alejados en el tiempo como el rústico y el moderno, y esta opción es primordial para que, finalmente, tu casa esté dotada de todos los aspectos que te ofrecerán mayor comodidad, confort y estética, y todos ellos dirán algo de tu personalidad. El resultado final será tan hermoso como el de las imágenes que hoy te muestro, donde se aprecia que se han cumplido todas las máximas de la decoración actual.