Decoración nórdica en blanco y negro
La decoración de estilo nórdico se ha convertido sin duda en una de las grandes tendencias de los últimos años, y es que su excelente forma de combinar los elementos más simples con los de diseño fusionando sencillez y elegancia a la vez ha conseguido conquistar a los interioristas de todo el mundo.

Si te encanta el estilo y te planteabas emplearlo en tu hogar atiende, porque si hace unas semanas te contábamos como conseguir una decoración nórdica con mucho color hoy te proponemos hacerlo de la forma más sofisticada y chic: combinando blanco y negro como colores fundamentales y únicos de la decoración.

Llevar a cabo el estilo con esta combinación bicolor es realmente sencillo y proporcionará al espacio un estilo de lo más chic y minimalista, algo a lo que por supuesto contribuirán las rectas, lisas y sencillas formas de cualquiera de los elementos que componen la decoración (muebles, sofás, ornamentos, etc.).

Decoración nórdica en blanco y negro
En este sentido, nuestro consejo más fundamental es que apuestes por el blanco como color de base para los elementos de mayores dimensiones, pues no solamente ayudará a multiplicar la luz natural en el espacio sino que además hará que la estancia parezca más grande de lo que en realidad es. En esta misma línea te recomendamos hacer lo mismo con los muebles, pues al no destacar sobre las paredes harán que estos parezcan casi planos sobre la pared (como si ocupasen espacio físico pero no visual).

La nota de color para destacar elementos en el espacio la dan entonces los negros, que se encargan de aportar formalidad y elegancia a tanta simplicidad para convertir el espacio en un auténtico lugar de diseño: puedes emplearlo sobre algunos elementos de considerables dimensiones como sofás, sillas y otros muebles secundarios así como también sobre elementos decorativos de todo tipo, desde lamparillas y cuadros hasta textiles para tu cama, para el sofá o para las ventanas.