Decoración para el porche
El porche de una casa debe ser un lugar con mucho encanto, muy alejado de los ambientes fríos demasiado contemporáneos y buscando un aire fresco que nos recuerde al campo, a la naturaleza y al sol. ¡Busca la inspiración y ponte manos a la obra!

Para ello debes tener en cuenta una serie de consejos que convertirán ese espacio de entrada a la casa en un magnífico lugar tanto para el relax y la desconexión como para las reuniones con la familia o los amigos, es decir, una especie de salita de estar para el exterior de la casa.

Para adecuarte a estos propósito lo principal es que escojas debidamente el mobiliario, que podrá ser de madera o bien pintado en un color blanco desgastado si quieres un estilo shabby, rústico y moderno a la vez.

En realidad no importa si tienes un espacio más o menos amplio, pues los elementos necesarios serán siempre los mismos para cualquiera de ellos: uno o dos sofás de un par de plazas (o tres, si lo crees necesario y tienes espacio) y una mesita en la que poder colocar las bandejas, los libros o cualquier otro elemento que tengas que dejar por unos momentos.

Cuidado, porque por supuesto los sofás no serán como los del interior del hogar, sino estructuras de madera con grandes cojines de aquellos colores que más nos apetezca poner.

En relación con esto, intenta establecer una gama de colores básica para toda la decoración y procura seguirla para la elección de los textiles y la ornamentación.

Si quieres poner algunos ornamentos (aunque generalmente son más bien pocos) puedes buscar aquellos hechos con forja, muy típica en las decoraciones más rústicas.

Y para acabar, un elemento que no puede faltar: las plantas. Colócalas en tamaños grandes, pequeños, en macetas o en cestos colgantes a tu gusto, ¡pero sobre todo no te olvides nunca de tenerlas a la vista!