Decoración para la noche de bodas
La noche de bodas posiblemente sea una de las más especiales de tu vida, y es que será la cúspide de un día para no olvidar… Si quieres que tu día o el de aquella pareja a la que tanto quieres acabe de la mejor manera no puedes dejar de decorar la habitación matrimonial de una manera especial.

Lo más importante es ser previsora y pensar en cada uno de los elementos necesarios con tiempo, y es que organizándolo a última hora no podemos esperar los mismos resultados.

¿Quieres algunas ideas para conseguir una atmósfera mágica?

Partimos de la base de que con la decoración propia del espacio no podemos hacer milagros, por lo que tendremos que preparar la habitación lo mejor posible sobre el fondo de base que tenemos.

Decoración para la noche de bodas
La idea es teñir el espacio de blanco para dotarle de esa atmósfera nupcial que tanto nos gusta; para ello será necesario hacerte con un juego de cama en blanco, bastantes metros de tela de tul blanco (dependerá de la estancia y sus características), cintas de raso blancas y otros elementos ornamentales como velitas o pétalos de rosa.

Cubre la cama con las sábanas blancas y luego extiende por encima los pétalos de rosa (blancos o rojos) de forma desordenada o bien dibujando un corazón en el centro de la misma. En el caso de que la estructura de la cama o el cabecero lo permitan también puedes hacer un par de lazos con el raso blanco.

El aspecto más romántico lo conseguirás gracias al tul blanco, que tendrá varias funciones en el espacio: Por una parte servirá para cubrir las superficies que no queremos que se aprecien (Cortinas de otro color, espacios con decoración que no nos guste, etc.), pero por otra parte más fundamental servirá para crear un precioso dosel o mosquitera sobre la cama.

Para ello solo tienes que tomar un trozo de varios metros de tul blanco (según la altura del techo), hacer una división al centro con un lacito de raso y luego pegarlo al techo con algún elemento adhesivo como la cinta de doble cara; la tela debe caer elegante y romántica a ambos lados de la cama.

Luego utiliza velitas, música chill-out y cualquier elemento que se te ocurra y… Voilà! Ya tienes la decoración ideal para una noche de bodas.

Para dar el toque final a una noche perfecta deja sobre la mesa una cubitera con champagne y un par de copas, detalle que no puede faltar en toda velada romántica.

Recuerda que las personas a las que sorprenderás (tu propia pareja en caso de ser novio/a o a la pareja de recién casados si eres amigo o familiar) no deben saber nada y que por tanto deberás preparar todo a última hora y sin que se den cuenta… No será fácil, ¡pero realmente merece la pena!