Decoración para San Valentín
El 14 de febrero es la fecha más importante del año para los enamorados, el día en el que cualquiera quiere demostrar a su pareja todo lo que se siente por ella.

Más allá de los regalos materiales, lo que cuenta en un día como éste son los detalles… Y sin duda una cena romántica es el mejor regalo que puedes hacer a tu pareja. ¿Necesitas ideas? Tranquilo, ¡que aquí te damos algunas de las claves para conquistar!

Vayamos por partes, porque la decoración de San Valentín puede centrarse en espacios muy distintos del hogar:

El comedor: Es el lugar principal en el que se llevará a cabo la cena, por lo que aquí debes pensar hasta en el más mínimo detalle. El rojo es el color del amor y por eso debe tomar el protagonismo de la decoración: combina las velas (imprescindibles), servilletas y candelabros en rojo con algunos elementos que contrasten el color como el mantel, la vajilla e incluso con las brillantes copas de cristal. Ambienta el espacio con la tenue luz de las velas como única iluminación y con un hilo de música romántica de fondo… Y por supuesto, ¡que no falte el cava!

Decoración para San Valentín
El baño: Una espumosa bañera hasta arriba de agua calentita, algunos pétalos de rosa sobre ella, unas copas de champán y unas velitas aromáticas a vuestro alrededor… ¿Irresistible, eh?

Decoración para San Valentín
El dormitorio: Crear un caminito de velas, flores o corazones (mensaje romántico incluido) desde el comedor o el baño hasta el dormitorio dará un misterio a la noche que pronto llevará a la pasión. Para esta ocasión especial compra unas sábanas de raso rojas, coloca unas velitas estratégicamente para aportar sensualidad al ambiente (siempre algo lejos de los textiles por tu seguridad) y deja como fondo el suave hilo musical chill-out.

No cabe duda de que, con todo esto, este 14 de febrero será inolvidable…