Decoración para una nueva vida
Hay ocasiones en las que sentimos que la casa nos ahoga, nos encierra o, simplemente, nos aburre. Otras, que suelen ser cambios de temporada, te apetece cambiar a tonos más fríos o cálidos, según sea la ocasión, y, por último, también hay situaciones que solemos llamar “vida nueva”, como puede ser una separación, que tiende a deprimirnos, a meternos en casa, y a deprimirnos aún más porque todo nos recuerda a la otra persona, y a ver quién puede cambiar de piso o de muebles…

Por ello, es importante salir a dar una vuelta y visitar todas las tiendas low cost que tengas a tu alcance, éste será un modo económico y entretenido de llevar a cabo pequeñas reformas que harán que veas la vida mucho mejor. Puedes darle un aire nuevo a la sala forrando cojines o comprándolos en colores y tamaños que rompan la neutralidad de los que ya tenías. Visita mercadillos, anticuarios, y hasta bazares de estos baratitos, no te imaginas la cantidad de artículos para la decoración que tienen tan bonitos y originales, como maceteros, lámparas, láminas… todo un mundo que, combinado con otros artículos de calidad, no desentonarán lo más mínimo.

Para el baño, cambio de juegos de toallas y también de apliques y accesorios, son muy económicos y no veas lo que cambia un baño con estos detalles. Haz lo mismo en la cocina, a veces guardamos y guardamos años la misma mantelería o las cortinas, sólo con eso te notarás mucho mejor. Y en el dormitorio, por supuesto, las sábanas, el edredón, colchas, etc., es una forma de deshacernos del pasado, creando un nuevo espacio para nosotras mismas. Crea un rincón de lectura, de costura, de manualidades; algo que sea completamente tuyo y personal y que siempre te recuerde que tienes por delante una nueva vida llena de color.