Decoración práctica para un piso de estudiantes
Ser estudiante y vivir en un piso de alquiler no implica renunciar a la estética y comodidad en el hogar, aunque éste vaya a ser temporal. Con un presupuesto muy bajo y algunas sencillas ideas se puede mejorar ese lugar que hará las veces de vivienda y de centro de reunión con los demás compañeros.

En un piso de estudiantes existen dos áreas considerablemente diferentes: tu espacio privado y las zonas comunes. El área particular, la habitación, es el más apto para expresar tus gustos. Por ejemplo, si eres fan del rosa fucsia, quieres dar un toque vanguardista o te gusta empapelar los muros con pósters de automóviles. Recuerda evitar los colores que alteren, como los amarillos y naranjas vivos y los rojos, pues se trata de un área de descanso. Dos máximas que deben cumplirse en una habitación: la luminosidad y la sensación de amplitud. Normalmente, será el sitio donde vas a dedicar más tiempo al estudio, por eso conviene que pintes las paredes de blanco, beige o tonos pastel como el lila, elijas ventanales amplios y sitúes el escritorio respecto a la entrada de luz natural. La sensación de amplitud también viene conseguida por los colores y el mobiliario (decántate por muebles con muchos compartimentos que ayuden a mantener los libros y apuntes ordenados), espacios multifuncionales y objetos prácticos (un discreto galán de noche para dejar la ropa, portalápices, estanterías, etc). La elección de la cama es asimismo de gran importancia: escoger el mayor grado de comodidad posible es esencial para lograr un descanso idóneo.

De otro lado, están las áreas comunes a compartir con el resto de los habitantes. Es preferible que se decoren con colores neutros, no demasiado atrevidos, para mantener una línea estándar al gusto de todos. Optimiza el uso de los muebles, escoge sólo los que resulten de gran importancia y aquellos con muchos compartimentos para que todos los habitantes puedan almacenar sus enseres. En conclusión, la elección de un mobiliario sencillo (además, más barato), práctico y pequeño es fundamental dar amplitud en las habitaciones y proporcionar gran funcionalidad. Esto no significa condenarse a vivir en un salón o cocina aburrido. Los pequeños detalles arrebatarán la sensación de frialdad y harán de la vivienda un sitio acogedor que invite a la estancia y respire comodidad.

Decoración práctica para un piso de estudiantes

Un salón o comedor a gusto de todos

El salón constituye una pieza fundamental en un piso de estudiantes. Es el centro de reunión entre los compañeros de piso, el recibidor de las visitas, donde charlaréis más a menudo o veréis la televisión en compañía. El primer paso sería localizar el punto de luz natural y situar ahí el lugar más privilegiado: aquel en el que pasaréis más tiempo. Una decoración de estilo minimalista puede ser adecuada para esta estancia. Asimismo, la nota de color puede darse con unas cortinas (por ejemplo, azules, verdes, anaranjadas…), alfombras (muy útiles, además, para preservar el suelo en las reuniones) y objetos como tapetes, sillas, lámparas de pie, relojes etcétera. El salón es también un espacio que puede aprovecharse para instalar estanterías, donde almacenar e intercambiar vuestros libros, así como cajas de mimbre, revisteros o muebles empotrados con muchos cajones y compartimentos. Si tenéis la opción de utilizar el salón para guardar los objetos que utilicéis menos a menudo, ahorraréis espacio en la propia habitación.

Un sofá espacioso con muchos almohadones es fundamental para que todo el mundo se encuentre cómodo – ¡no hay que olvidar que el salón es la habitación para el relax compartido!- . Puede ser buena idea incorporar muchos almohadones mullidos y puffs de diversos colores y tamaños que puedan servir de asiento improvisado a las visitas. Otro truco, sujetar unos ganchos en la pared y utilizarlos para colocar sillas de madera plegables- perfectas para cenas espontáneas.

Si contáis con espacio suficiente, no olvidéis crear un rinconcito de lectura o incluso una estantería con juegos de mesa para relajaros después del estudio. Podéis incluir fotos artísticas (o cuadros pintados por vosotros mismos) de vuestras ciudades, por ejemplo, o símbolos particulares para compartir una parte de vosotros mismos con el resto de los compañeros.

Decoración práctica para un piso de estudiantes

La cocina, espacio sencillo y organizado

La cocina de un piso de estudiantes es una de las zonas que pueden resultar más conflictivas. Es conveniente la presencia de muebles simples que se limpien con facilidad y cuenten igualmente con muchos compartimentos. Intentad que luzca amplia y organizada para que todo el mundo se sienta a gusto cocinando. Organizad los utensilios de manera que siempre tengan su sitio prefijado e incluid plantas y macetas para hacerla más estética. Una buena idea es cultivar una planta cada uno, cuidarlas y comparar cómo van creciendo. Una tomatera, hierbas aromáticas, tulipanes, y todo lo que se os ocurra.

Posibles ideas para la cocina: forrar la nevera con vinilos de pizarra para apuntar la lista de la compra, el teléfono del amigo que llamó o el planning de limpieza. Si os gusta viajar, fijad a la pared un mapa del mundo, dejad al lado una caja de chinchetas con un color que represente a cada habitante e id pinchando la ciudad o país nuevo que hayáis visitado. Será curioso comentarlo al cabo de un tiempo. Incluso, para personalizarla aún más, recortad letras a partir de papeles de colores y llenad sus paredes con palabras que signifiquen algo para vosotros: amistad, diversión, familia…

Decoración práctica para un piso de estudiantes
Una buena cafetera y un juego divertido de tazas de café en una esquina darán un toque funcional y os animarán a compartir momentos y bebidas calientes.

Si la cocina no cuenta con mucha amplitud se puede considerar la idea de incorporar una barra alta y unos taburetes, para desayunar rápida pero cómodamente.

Como detalles finales, incorporad un vistoso reloj decorativo de pared que proporcione un toque moderno y vanguardista. No olvidéis adquirir un cubo de basura con cuatro secciones (vidrio, cartón, plásticos, orgánicos) para reciclar de manera correcta.

Así, resulta fácil y económico preparar un piso de estudiantes que combine el bienestar para la realización de las tareas diarias y el confort durante el tiempo de descanso.