Decoración y regalos para el Día de la Madre

No falta mucho para el tradicional Día de la Madre y queremos proponerte una serie de ideas para poner en práctica dentro de casa si deseas celebrar este día tan especial.

El Día de la Madre se festeja de forma diferente en cada país. Tampoco las fechas son las mismas. En España, tiene lugar el primer domingo de mayo, las madres y abuelas suelen recibir regalos y también es habitual que la familia entera salga a cenar o a comer en compañía. Hay muchas maneras de que conseguir que tu madre –o esa madre, ya sea prima, amiga o abuela que tenemos en mente– se sienta especial. No hace falta comprar regalos caros ni intentar reservar en el restaurante más caro de la ciudad, sólo pensar en un puñado de detalles que, seguro, la llenarán de ilusión. Si no eres partidario/a de celebrar el Día de la Madre, estas ideas valen para otro tipo de celebración; por ejemplo, para su cumpleaños.

Decoración hecha con mimo

Puedes organizar algo sencillo en tu vivienda o en la de esa persona a quien quieres homenajear, intentando que se ausente de ella por algún motivo para tener tiempo de prepararlo. Hacer flores de papel de diversos colores y distribuirlas por la casa, por ejemplo, podría ser una buena idea, quizá adornándola también con un gran ramo de flores naturales. Para el ramo artificial, puedes servirte de papel pinocho, folios de colores, servilletas y un gran abanico de materiales.

Otra idea es la decoración con globos. Adquiere globos de diversos colores y formas y decora el marco de la puerta de entrada o haz igualmente un gran ramo de ellos. Para ser más original aún, compra una cesta sencilla de mimbre y llénala de diversas frutas de temporada, convirtiéndolo en un centro de frutas que la esperarán en la cocina o en un mueble en medio del salón. La cesta puedes igualmente realizarla con artículos de higiene y de belleza personal, o con latas de conservas y otros productos gourmet que sepas que le encantarán.

Para hacer la cesta, coloca todos los productos de forma estratégica, (tal vez decorándolos con papeles de revistas cortados, ramas o confeti), adquiere un trozo de papel transparente para cubrir la bolsa y cierra con una tira de tela en forma de lazo. El resultado seguramente le causa mucha ilusión.
Decoración y regalos para el Día de la Madre

Una comida familiar sorpresa

Las madres adoran estar en familia y con los suyos. Más que proponer un restaurante, puedes organizar una comida o cena sorpresa (y personalizada) con todos sus seres queridos. Consigue que no haga planes e invita a tu casa a todos aquellos que desees reunir. Prepara una gran mesa con manjares caseros, por ejemplo, su plato favorito y elige una temática para la decoración. Para que la velada acabe de ser perfecta, coloca velas y un hilo musical con sus canciones preferidas.

Puedes decorar la mesa siguiendo un estilo vintage, o inspirarte en su década de nacimiento o un momento le guste particularmente. Intenta recrear la mesa familiar en la que comía cuando ella era niña, con ayuda de fotografías y personas de tu entorno, o recupera objetos viejos para la misma decoración. O, si tiene una ciudad favorita y predilecta, prepara la mesa haciendo homenaje a ese sitio particular, ayudándote de manteles, tapetes, plantillas y posters en las paredes. También puedes seleccionar algunas fotografías familiares y servirte de ellas para la decoración de la mesa, convirtiéndolas en posavasos o distribuyéndolas en marcos. Una alternativa que requiere algo más de tiempo, pero constituye un emotivo regalo es comprar un juego de servilletas de tela clásicas, bordarlas con las iniciales o los nombres y regalársela al concluir la velada.

Si quieres que la reunión sorpresa resulte todavía más emocionante, prepara una presentación digital de fotografías o vídeos familiares y muéstrala antes o después de comer. Habla con tus familiares, sus hermanos o amigos para que te permitan escanear fotografías que quizá no ha visto en mucho tiempo. Si algún familiar vive lejos de tu ciudad, sería una gran sorpresa que enviara un video desde la distancia dedicando a tu madre unas palabras.

La decoración puede ser muy variada, pero es conveniente que intentes que tenga un toque femenino, incluso romántico. Para ello, puedes cerrar las servilletas con tiras de seda formando un lazo, distribuir mariposas por la mesa o convertir las servilletas de papel en rosas que se colocarán al lado de cada comensal.

Otros regalos: libros y libretas

Los regalos que más aprecian las madres son aquellos artesanales y personalizados, como los que le hacíamos en el colegio de niños. Así, uno de los detalles más bonitos es elegir una libreta o cuaderno y grabar cada miembro una dedicatoria o palabras. Seguro que la guarda con cariño y la lee más de una vez.

Para las madres que adoren la lectura, adquiere el último libro de su escritor favorito y escribe unas palabras dedicadas en la primera página. Hay muchos libros que hablan del amor materno-filial. Uno de los más emotivos es la novela “También esto pasará” (Milena Busquets), una carta enternecedora de una hija a una madre. “El pan de los años mozos” (Heinrich Böll) es otra sugerencia con altas posibilidades de acierto. Se trata de un libro ambientado en la posguerra alemana, que narra una historia de amor totalmente atípica y diferente y tiene lugar en un solo día.

Decoración y regalos para el Día de la Madre

Un regalo para compartir

Si deseas que su día no solo dure el primer domingo de mayo, ¿por qué no elegir un detalle para compartir, tanto contigo como con otra persona? Es una buena oportunidad para pasar más tiempo juntos/as. Por ejemplo, invitarla a un centro de spa durante un día entero, o regalar una tarjeta regalo en su tienda de ropa favorita para que podáis ir en compañía. Un curso de baile o una pequeña escapada de fin de semana también pueden ser buenas ideas.

Imanes para la nevera de su hogar

A muchas madres les gusta tener la casa decoradas con fotografías de sus hijos y familiares ¡Cuantas más mejor! Si ése es el caso, podría ser una buena idea realizar un juego de varios imanes personalizados con la fotografía de cada uno de sus hijos y/o nietos. Aunque hay tiendas que lo hacen a un precio no muy alto, puedes comprar imanes adhesivos en tiras o en plancha flexible, imprimir las fotografías en papel ordinario y fijarlo bien. Estos imanes se venden en ferreterías, imprentas o mercerías (2 euros aprox., 12×20) y se recortan fácilmente con tijeras, pero puedes aprovechar los imanes publicitarios que dejan a veces en el buzón.