Decoración de salones en gamas de azul

Uno de los colores que mejores resultados nos proporciona en la decoración de salones y comedores es el azul. Se trata de un color vivo, cuyas diferentes tonalidades nos ofrecen múltiples posibilidades y resulta una opción muy acertada de cara al buen tiempo, aunque tampoco desentonará cuando llegue el verano. Sus cualidades son numerosas: los tonos claros dan amplitud y pureza a los espacios, los más oscuros se ocupan de traer calma y elegancia a los interiores, mientras que todos ellos consiguen un efecto de frescor y dinamismo a los interiores. Es un color que, sin recargar, es capaz de dar mucha vida.

Lo que te proponemos hoy es elegir, al menos, dos tonos de azul (normalmente, uno más oscuro que el otro) y combinarlos para hacer de nuestro salón un espacio de ensueño. Las gamas de azul también pueden incluir tres, cuatro o hasta cinco colores, siempre y cuando la combinación esté justificada estéticamente. Este color es perfecto en dormitorios y en baños, por el efecto que produce, también para áreas exteriores y últimamente está pisando fuerte la tendencia de decorar la cocina en azul. Asimismo, en salones logra grandes resultados, como vamos a comprobar a continuación.

Hay muchísimos tipos de azul (algunos de ellos, francamente preciosos). Entre los oscuros, que vamos a usar para la propuesta decorativa de salones, están el añil, el azul marino, el eléctrico, el cobalto o el favorecedor azul de Prusia. La función de los azules oscuros camina hacia la elegancia. Si pensamos en los claros, los vienen a la cabeza el turquesa, el azul cielo, el cían o aqua, el celeste el azul ultramar, el lavanda o el azul acero (claro). Son ellos los que dotan a los interiores de un halo de fantasía, de limpieza y pureza, logrando un efecto similar al conseguido por los blancos, pero con mucho más color. Sin embargo, hay muchísimos más tonos con los que podemos jugar hasta conseguir que nuestros interiores tengan la más favorecedora estética.

Combinar dos (o más) tonos de azul nos garantiza un espacio en el que rebosa vida, color, alegría. Es precisamente esas sensaciones las que buscamos transmitir con este delicioso contraste de tonos sin salir del azul, aunque esto no está reñido con que podamos contrarrestar dicho efecto con colores neutros, como el negro, o incluso muchísimo mejor, el blanco, sin olvidar las posibilidades de los tonos crema (ahora veremos lo bien que queda la o beige.

Dos tonos de azul en las paredes

La combinación de dos clases diferentes de azul puede darse sobre la pared, como en el salón de la fotografía. El diseñador ha apostado por dos tonos de azul poco vistosos y suaves para evitar recargar el espacio y ha incorporado otros colores para que el ojo no se “sature” del azul, como los toques en blanco y los detalles en fucsia, otro de los colores que complementa maravillosa al azul en decoración, otorgándole fuerza. En un tono que va a caballo entre el azul y el lila muy claro, el sofá acentúa la suavidad marcada por las paredes en este salón tan primaveral, lleno de detalles y con una decoración que huye totalmente de la sobriedad.

Decoración de salones en gamas de azul

El azul, perfecto para las casas de verano

A la hora de decorar una casa de playa o vacacional, los azules son algunos de los colores más favorecedores y que más nos van a ayudar a transmitir el efecto que buscamos. Con una decoración simple, pero con toques potentes, tenemos este salón de verano, en el que el azul está marcado, sobre todo, por dos de sus butacas, que tienen un estampado en diversos tonos de azul. Los cojines y las cortinas apuestan por un azul más oscuro y no faltan las piezas blancas, los tapizados sencillos y los muebles de gran simpleza y la ausencia de muchos accesorios para ayudar a recrear un espacio limpio y despejado.

Decoración de salones en gamas de azul

Un salón que saca partido a la fuerza del azul

Siempre con pequeños detalles que nos permiten un “respiro” de este color, este espacio consigue elegancia, pureza y limpieza usando el tono azul en sus grandes piezas de mobiliario, como los sofás y algunos de sus detalles o los marcos de las ventanas. Sin embargo, las sillas, la lámpara y la gran mesa-librería recuerdan a los muebles blancos y convencionales, lo que no le resta elegancia. Este mobiliario y accesorios consiguen complementar el tono azul a la perfección.

Decoración de salones en gamas de azul

La elegancia vestida de azul

De nuevo, otro diseño para inspirarnos que apuesta por una tapicería de azul vistoso en sus sofás y butacas. Los sofás constituyen la elegancia en este diseño, mientras resulta un acierto la alternancia de otros tonos bastante más claros, como por ejemplo en la alfombra; y elegir pocos muebles y accesorios para dar una sensación de amplitud que, de lo contrario, podría llegar a recargar. Al ser un espacio luminoso, el tono elegido para este salón no hace sino multiplicar su fuerza, dando como resultado un conjunto muy sofisticado.

Decoración de salones en gamas de azul

Dos tonos de azul y dos tipos de amarillo unidos en este original diseño

La alfombra, que constituye uno de los puntos visuales, muestra diferentes tonos de azul. En este caso, se ha apostado por un azul claro sobre las butacas y sofás, un tono suave que proporciona calma y dulzura al conjunto. Además de que no faltan los tintes neutros (blanco, gris), la nota original la dan los pequeños complementos en dos tipos de amarillo, por lo que se juega con un contraste doble y en dos direcciones muy interesante.

Decoración de salones en gamas de azul

Con pinceladas de azul eléctrico

En este caso, se ha apostado por introducir el azul a lo largo de pequeños detalles, de manera que su función es la de llamar la atención sobre un conjunto clásico, en el que imperan los colores poco vistosos. Los cojines de un bonito azul, que se alternan con los de tonos más sencillos, y especialmente, la disposición de la butaca haciendo esa función de “niña bonita” del conjunto, han resultado ser todo un acierto decorativo.

Decoración de salones en gamas de azul

Ambiente limpio gracias a los azules y blancos

Si lo que queremos es recrear un conjunto despejado y pulcro, la elección de tonos sobrios de azul, combinados con otros más claros, como en la alfombra del ejemplo -con la ayuda de blancos y tonos claros- nos ayudará a cumplir con ese cometido. Los detalles en cristal y las diversas flores aportan grandemente a esta tarea.

Decoración de salones en gamas de azul

Estilo clásico con azules metálicos

Sin renunciar a un estilo más clásico y tradicional, jugar con la gama de azules nos garantiza una elegancia que da vida sin recargar ni romper el ambiente que aspiramos a recrear. Los azules elegidos para la pared o los cojines casan muy bien con el estilo de los muebles y la disposición del salón. Los grandes aciertos son los almohadones tapizados un suave mostaza, los marcos dorados y el color, también apagado, pero muy estético, de las cortinas.

Decoración de salones en gamas de azul

Jugando con las formas metálicas para un salón que huye de lo convencional

El peso decorativo de este ejemplo lo tienen las diversas formas geométricas integradas en el suelo y en el gran cuadro de la pared. Ambos incluyen diversas clases de azul, mientras el salón está tapizado en un color cielo muy agradable a a vista, que transmite suavidad y hace más acogedor al salón, complementando a la perfección el conjunto. Nuevamente, nos encontramos con la combinación del azul con tonos ligeramente mostaza o dorados, una buena mezcla para contrastar y dotar a los salones de un interesante cóctel de buen gusto y personalidad.

Decoración de salones en gamas de azul

Gamas de azules en los accesorios

Además de combinar los diversos azules a lo largo y ancho del espacio del salón, mediante tapizados, suelos, paredes, muebles y complementos -como hemos visto-, podemos elegir accesorios diseñados, por sí mismos, con varios patrones de azul. A través de rayas, lunares, estampados o degradados, no son pocos los accesorios en el mercado que recogen el estallido de dos o varios tipos de azul en una sola pieza. Los encontrarás en jarrones, tapizados para cojines, edredones, en muebles (puedes tú mismo/a pintar un cajón de cada tono en un mueble tipo cómoda, por poner un ejemplo), en lámparas, en lienzos y un largo etcétera.

Decoración de salones en gamas de azul