Decoración sueca en el dormitorio infantil
A la hora de decorar un cuarto infantil hay que tener en cuenta aspectos tan importantes como la seguridad, siendo fundamental que siempre adquiramos el mobiliario más adecuado que reduzca el riesgo de accidente casero. Otro factor igual de importante es que esa misma calidad también esté presente en objetos como camas y sillas para favorecer un buen estado de salud en todo el cuerpo, especialmente en la espalda.

La luminosidad también hay que tenerla en consideración, tanto a la hora de desarrollar cualquier tipo de juego o actividad lúdica, pero mucho más en el momento de realizar tareas del colegio o de ocio como lectura, pintura y escritura. Por último, lo ideal sería tener también en cuenta la disponibilidad de espacios amplios donde los niños puedan desarrollarse con total comodidad. A todos estos factores se les añade como accesorio el hecho de que todos ellos conformen un espacio que también resulte estético.

Todas estas características las tiene la decoración sueca que se ha aplicado en el dormitorio infantil que muestra la fotografía. Un espacio que ofrece un buen impacto visual y que además ofrece un sinfín de comodidades que iremos detallando. En primer lugar, la distribución de todo el mobiliario se desenvuelve en todo el contorno de las paredes, de este modo queda una amplia zona central destinada al juego, baile, ejercicio o cualquier actividad que le apasione al menor.

Lógicamente, en esta distribución se destinan los bajos de la ventana a la ubicación del escritorio. El escritorio es de una simpleza absoluta: una tarima de pared a pared sin ningún tipo de saliente ni esquina. En este caso, por tratarse de un cuarto compartido, consta de una cajonera doble central que divide visualmente cada mesa y también el número de cajones que corresponde a cada una.

Las camas se muestran de un modo lineal encontradas pie con pie, y cada una cuenta con su propio flexo y una amplia estantería de una balda donde colocar la lectura nocturna. Esta forma de disponer las camas te proporciona mucho más espacio que el modo tradicional de colocar las gemelas, además, al estar encontradas permite que los niños puedan hablar frente a frente.