Decoración y precaución de las fuentes de calor en el hogar
Siempre que hablamos de decoración del hogar tenemos en cuenta varios factores que hay que sacar a relucir por considerarse imprescindibles. Uno de ellos es el confort y viene dado por diversas causas y no sólo la comodidad del mobiliario sino también por características tan fundamentales como la de lograr la temperatura idónea para llevar a cabo nuestras rutinas diarias.

Con la llegada del frío son innumerables y muy continuadas las noticias que vemos a diario de incendios en viviendas particulares y la mayoría de ellas son debidas a fallos humanos que cometemos para combatir las bajas temperaturas. Es por esto que hoy hablaré de algunas medidas de seguridad que debemos tomar en invierno para prevenir estas situaciones tan dramáticas e intentar que todos tomemos conciencia de su importancia.

A la hora de decorar una estancia en la que contamos con fuentes de calor como una chimenea hay que tener en cuenta la limpieza y mantenimiento de la misma para evitar un estancamiento en el tiro, así como llevar a cabo medidas tan simples como tenerla cerrada el mayor tiempo posible y nunca poner demasiado cerca objetos de fácil combustión ya que una sola chispa puede prender rápidamente y provocar un desastre en menos de 5 minutos.

Otros sistemas de calor como calderas deben pasar una revisión y puesta en marcha de un modo anual, es un dinero que invertimos en nuestra seguridad y en la de nuestros vecinos así que no debes tomártelo como un gasto. Del mismo modo, aunque las rejillas de ventilación próximas a las salidas de butano te resulten antiestéticas o te dejen pasar el frío exterior, nunca debes cubrirlas bajo ningún concepto, pues de ellas depende que no se acumulen gases.

Además, estufas y calefactores portátiles no se pondrán bajo mesas camillas ni se cubrirán como tendederos para secar la ropa, y también debes calcular que no los roce una mantita del sofá ni similares.