Decorar agrupando distintos tipos de marcos
La decoración del hogar bien podría clasificarse en dos grupos muy definidos: por un lado, lo funcional (mobiliario, electrodomésticos, etc.); y por otro lado, lo accesorio, en donde tendrían cabida una gran variedad de artículos que han nacido única y exclusivamente con el fin de añadir estética a una estancia. Sin ningún género de duda, los cuadros formarían parte de este último grupo.

Las paredes son una parte muy destacada en la decoración, tanto por el color que elijamos para vestirlas, como por la variedad de artículos que podemos colgar en ellas. En este sentido, podemos encontrar espejos, apliques de luz, máscaras… entre otros, pero posiblemente algún que otro cuadro siempre habrá. Y hoy hablaremos de las posibilidades que tenemos para decorar una estancia agrupando distintos tipos de marcos.

Decorar agrupando distintos tipos de marcos
Si te gusta una completa selección de cuadros y poder lucirlos con gusto, es preferible que la pared elegida sea la principal, que no quede cubierta por muebles altos y, por supuesto, que no esté dibujada, quedaría muy recargado, mientras que una pared lisa centra más la atención sobre las piezas que has elegido. Por otro lado, combinar distintos modelos, formas y tamaños de marcos aporta muchísima personalidad.

Para conseguir que el resultado sea tan ordenado como el que te muestro en la fotografía, es imprescindible partir de una vertical, justo en el que será el centro de la exposición, a partir de ahí, todo es ir encajando piezas hacia el exterior, como si de un tetris se tratara, teniendo mucho celo en que los extremos sigan la misma bajante lineal. Como podrás observar, si abrimos el plano, este estilo lo puedes combinar perfectamente con paredes en las que otros cuadros, de mayor dimensión, lucen a solas o mínimamente acompañados.