Decorar con alfombra roja
El color rojo es un color elegante que queda bien tanto en belleza, como moda y también en decoración, pero hay que saber combinarlo para que los resultados no sean desastrosos. Ya sea una alfombra roja que quieras colocar con un tono brillante, un rojo burdeos o cualquier otro tipo de rojo, sin duda será una elección más que acertada para la decoración de tu hogar.

Pero aunque sea una decisión acertada no podemos obviar que es algo complicado de combinar con el resto de la decoración, por eso antes de colocarla tendrás que tener en cuenta otra serie de detalles en tu decoración como por ejemplo el color de la pared y tu estilo personal, así también como tu estilo de vida.

Decoración neutral

Para una decoración acertada puedes pensar en un tono neutro para las paredes, de esta forma te estarás asegurando que la estancia tiene colores que combinan. Colores claros como el blanco, el marfil, el crema o el beige son colores que además de ser muy bien habituales, combinan estupendamente con el rojo de una alfombra gracias al contraste que podrá crear entre la luminosidad de las paredes y el suelo oscuro con la alfombra.

Decoración monocromática

Si lo que quieres conseguir es una decoración fuerte y llena de contrastes creando una estanca cálida, tendrás que dejar que tu alfombra roja sea sin duda la protagonista de la habitación. Para ello tendrás que escoger un esquema de color monocromático para potenciar una mirada moderna en las estancias como en una sala de estar, un comedor e incluso en tu dormitorio.

No te aconsejo que el color de las paredes coincida exactamente con el mismo tono que el color de la alfombra, pero si lo deseas puedes optar por un tono diferenciado y más suave para las paredes, de esta manera podrás crear una mirada diferente en la estancia.

Decorar con alfombra roja
Un rojo primario, un rojo pimentón (más anaranjado), un rojo ladrillo para un toque moderno… puede crear una estancia muy sofisticada junto con tu alfombra roja.

Decoración cálida

El color rojo es un color cálido que te puede venir de perlas para conseguir una decoración cálida en tu hogar. Puedes crear un esquema de colores muy armonioso teniendo en cuenta el círculo cromático para escoger los colores que pueden ir mejor para tu estancia con otros tonos cálidos.

Por ejemplo, en una sala de estar o en un comedor con una alfombra roja, puedes optar por las paredes en color oro para una estancia muy elegante. Para un enfoque más tranquilo puedes probar con un tono amarillo pastel o color mantequilla. Pero si lo que quieres es crear contrastes pero sin perder la calidez de tu estancia puedes combinar el rojo con un tono naranja oscuro como el terracota.