Decorar con colores que iluminan el invierno
Llegados ya a mediados de noviembre, parece que el clima está empezando a ponerse de acuerdo con el calendario, y ya estamos presenciando grandes tormentas, fuertes vientos, y continuas jornadas muy lluviosas, que le dan al cielo un aspecto completamente gris y, casi, deprimente. No hay duda, el invierno ya está aquí.

Por ese motivo hoy he pensado en escribir este post con el ánimo de ofrecerte la posibilidad de llegar a tu casa y encontrarte con un entorno favorable, que te inspire descanso, buenas vibraciones, y te ayude a sentirte de mejor humor. Para ello, es fundamental la elección del colorido en la decoración del hogar.

En muchas ocasiones, cuando hablamos de un estilo de decoración primaveral, los tonos más alegres siempre salen a relucir, algo lógico pues son siempre los de esa temporada. A diferencia de esos meses estivales, la decoración colorista que yo propongo para iluminar los meses de invierno, está basada, fundamentalmente, en los tonos pastel de dicha gama.

La imagen que hoy te traigo es una muestra de la perfecta combinación cromática que se ha elegido para realizar el conjunto de suelo, paredes, mobiliario y demás accesorios decorativos. En ella podemos ver como la base del trabajo se realiza partiendo de un suelo de madera, completamente atemporal, puesto que posee una tonalidad intermedia que te facilita cualquier combinación.

Del mismo modo, las paredes poseen el color blanco como principal, pero no protagonista, puesto que las zonas que han sido pintadas en verde pastel hacen que tu vista se desvíe por completo hacia ellas, por lo que el blanco se convierte en un imprescindible secundario que aportará luz y amplitud a la estancia.

Del mismo modo, la madera clara y el blanco, son los elegidos para amueblar este estar, al que se le van aportando detalles de colores alegres, pero discretos, y el conjunto final es espectacular: un hogar elegante, decorado con gusto, y cuyo colorido te invita a olvidar la tristeza de la oscuridad propia del invierno.