Decorar con espejos vintage
El vintage es sin duda una de las tendencias decorativas más a la última, y es que hoy en día se lleva eso de imitar e incluso recuperar objetos de décadas atrás para integrarlos en modernos interiorismos basados en los estilos más clásicos.

Uno de los elementos vintage por excelencia para la decoración del hogar son los espejos de corte clásico, preciosos ornamentos que darán un toque de elegancia y distinción a cualquier rincón.

Decorar con espejos vintage
Ésta es precisamente una de sus ventajas, y es resulta ideal para cualquier estancia y para cualquier espacio que se te ocurra, desde el recibidor hasta el dormitorio pasando por los salones o los cuartos de baño, por ejemplo.

De hecho, no es necesario un motivo para incluirlos en la decoración: Puedes colocarlo de forma funcional sobre la pica del lavamanos, sobre la cómoda o sobre la cajonera del salón, pero también puedes darle el absoluto protagonismo en cualquier pared vacía del hogar (siempre y cuando el reflejo que proporcione sea suficientemente estético).

A todo esto hay que sumarle las tradicionales ventajas decorativas de los espejos en general, y es que además de todo son unos grandes aliados para potenciar la luz en las estancias y ampliar visualmente los espacios.

Decorar con espejos vintage
Aunque puedes encontrar variados estilos, los que más se están poniendo a la última son los espejos de amplias molduras de estilo barroco donde las formas florales toman el mayor protagonismo, así como los espejos rodeados por grandes estructuras que se inspiran en las formas del sol.

En cuanto a los colores, tu elección dependerá básicamente de tus gustos y de los tonos predominantes en la decoración de tu hogar: No obstante, sí es cierto que la forja, los dorados, el negro o el blanco decapado se están llevando el mayor protagonismo sobre las molduras de estos espejos.