Decorar con la regla 60-30-10
Si estás pensando en redecorar tu hogar, puede que te interese conocer la regla del 60-30-10. Y es que a la hora de decorar tu casa no solo necesitas decidir que colores vas a usar, sino saber en que medidas utilizarlos para que luzcan equilibrados en el espacio donde sean utilizados.

La fórmula que te acabamos de nombrar es utilizada por muchos diseñadores de interiorismos y, como podrás comprobar a continuación, es mucho más sencilla de lo que parece. Ten en cuenta que poniendo en práctica esta regla no solo conseguirás una decoración atractiva, sino que lograrás cierta armonía y equilibrio. ¿Te apetece descubrirla?

Qué es la regla 60-30-10

Pare seguir la regla 60-30-10 hay que escoger tres colores, teniendo en cuenta que decoraremos el 60% del espacio con el color dominante, el 30% con el color secundario, y solo el 10% con el color de acento. El atractivo de pintar con esta regla reside en que el color primario es el primero que atrae el ojo, el secundario le da interés, y el color acento es para rematar.

Decorar con la regla 60-30-10

Color primario

Por lo general, el color dominante es usado en las paredes y ocupa la mayoría del espacio, aunque puedes utilizarlo en cualquier otro lugar, siempre y cuando ocupe el 60% del espacio. Lo más normal es que el color dominante sea neutro, sobre todo si buscas una decoración tradicional.

Color secundario

Por otro lado, el color secundario suele ser el de los muebles, aunque si no tienes muchos, también puede tomar parte en las cortinas, alfombras u otros textiles. Te recomendamos que para el color secundario escojas un color que te guste especialmente.

Color de acento

Por último, el color de acento se utiliza en los accesorios: almohadones, piezas decorativas, cuadros, velas… Para una decoración elegante, el negro puede ser una buena opción, los brillantes le darán un toque divertido y los metálicos de glamour.