Decorar el cuarto de lavado
Todos somos capaces de decorar con más o menos gusto las estancias más visibles de nuestro hogar, esas habitaciones que centran la atención y en las que todo el mundo se fija… Sin embargo, existen algunos rincones secundarios a los que ni siquiera nosotros mismos prestamos atención y que podrían ayudar a marcar la diferencia.

Es el caso del cuarto de lavado, una estancia generalmente pequeña en la que la decoración a menudo pasa a un segundo o tercer plano.

¿Quieres algunas ideas para aprender a decorarlo? Entonces presta atención a lo que te contamos a continuación.

Conseguir un espacio claro, amplio y ordenado a nivel visual será nuestro principal objetivo, y es que con tantos electrodomésticos y ropa de por medio esto no es algo fácil de conseguir.

Estos son algunos buenos consejos para organizar y decorar el cuarto de lavado de tu hogar:

– Haz del blanco el color prioritario de la habitación, pues ayudará a multiplicar la luz (natural o artificial) por toda la estancia aportando claridad y más espacio visual.

Decorar el cuarto de lavado
– En cuanto a la organización, optimiza el espacio realizando una composición a la vez práctica y decorativa entre los muebles de almacenamiento y los electrodomésticos: te aconsejamos destinar un par de armarios y estanterías para almacenar la ropa sucia, la limpia que esté por planchar y la que está lista para guardar así como los productos de limpieza y de trabajo (plancha, tabla de planchar, etc.).

– Escoge muebles de líneas lisas y sencillas, pero no olvides que el aspecto estético también es importante en este espacio y que por tanto no debes escatimar utilizando todo tipo de piezas sobrantes que hemos ido adquiriendo de otras decoraciones.

– La tabla de planchar no debe quedar a la vista, pues este trasto que siempre estará en el medio molestando para las tareas y afeando la estancia. Puedes colocarla en un pequeño hueco entre el lateral del mueble y la pared, tras la puerta de la estancia o dentro de alguno de los armarios, por ejemplo.

– Si quieres un toque decorativo que haga ganar un poco de vida y color a la estancia sin restar esa iluminación que necesita puedes utilizar sobre alguna de las paredes uno de esos papeles pintados de fondo blanco con detalles decorativos en algún otro color llamativo.