Decorar el despacho según el Feng-shui
La filosofía oriental del feng-shui es uno de nuestros mejores aliados para la decoración de los diferentes espacios del hogar.

En este sentido, tanto si trabajas en casa como si piensas montar tu propio negocio deberías tener en cuenta algunos consejos para decorar un despacho de la forma más armónica posible, un lugar en el que encontrar el equilibrio entre la formalidad y la naturalidad.

Lo cierto es que para esta filosofía el despacho no debería estar en la intimidad del hogar, pero si es tu caso, ¿qué mejor que hacerlo según sus consejos?

Lo único que tienes que hacer en este caso es saber separar de forma conveniente, clara y funcional el espacio de trabajo de la esfera íntima del hogar.

Decorar el despacho según el Feng-shui Comenzando por la ubicación, procura mantener el despacho alejado de las zonas de descanso como el salón o el dormitorio. La entrada es una buena zona para ubicar esta estancia.

En el caso de que tenga que estar en el mismo espacio que otra habitación con una función ajena, el despacho deberá ir separado por un biombo, una estantería o un panel decorativo que sirva para separar los ambientes.

La decoración es también muy importante, y es que necesitamos crear un espacio idóneo para la concentración y el trabajo. El orden será la clave para un ambiente de trabajo, aunque también lo es decorarlo con ornamentos que motiven e incidan en nuestro trabajo.

Los colores son una de las claves en las que más conocemos el feng-shui. Para la concentración que precisa el espacio utilizaremos los colores amarillos (fomentan la creatividad), el naranja o el verde combinados con tonos blancos para dar un poco de frescura al espacio.

En este sentido es también importantísimo contar no sólo con una perfecta iluminación natural, sino también con una luz artificial que piense en cada una de las necesidades de trabajo: necesitarás como siempre una luz general y también otras específicas sobre las zonas de reunión o sobre el escritorio, espacio de trabajo por excelencia.

Procura tener plantas en el despacho, no solamente por sus ventajas decorativas (da un poco de vida al espacio) sino también porque está comprobado que limpian el ambiente y lo deja más fresco.