Decorar el dormitorio principal
Llegar a casa y encontrar un ambiente que nos resulte relajante y que favorezca nuestro bienestar dependerá, en gran medida, del esmero que hayamos puesto a la hora de decorar. Y cuando hablo de decorar no me refiero únicamente al aspecto estético de una serie de artículos y accesorios que pueden embellecer una estancia. Me refiero a la necesidad de conseguir que esa estética conjugue a la perfección otros factores tan importantes como el colorido y la funcionalidad.

Hoy hablaremos de toda esa necesaria combinación a la hora de decorar el dormitorio principal, una estancia en la que no pasamos muchas horas de consciencia, pero que siempre tiene que invitar al descanso y la organización. Para ello es fundamental que pongamos especial interés a la hora de elegir la cama, ya no tanto por su diseño sino más bien parándonos en detalles como la calidad del colchón y su soporte, sea canapé o cualquier otro sistema. La cama es el mueble donde menos escatimaremos en gastos, ya que es una gran inversión para nuestro cuerpo y mente.

El siguiente mueble en el que pondremos todo nuestro interés será el armario. Es necesario que cuente con unas dimensiones amplias y que su interior esté perfectamente distribuido. Todas las demás piezas son opcionales, pero el armario debe ofrecerte todas las comodidades tanto a la hora de tener la habitación recogida, como para que toda la ropa quede bien expuesta y ahorres un tiempo de oro en decidir cómo vestirte cada mañana. Si no te gustan las puertas con espejos exteriores, tienes diseños que lo incluyen en el interior.

Las mesillas de noche también son importantes para tener a mano una luz directa, el despertador, y otros objetos necesarios. Por último, y siempre dependiendo del espacio con el que cuentes, tendríamos la cómoda y el sinfonier, en este orden de importancia. La cómoda es mucho más completa y útil, y en ellas puedes almacenar un montón de ropa en los cajones, así como perfumes, joyas, etc., en su exterior. Por su parte, el sinfonier no es tan necesario, pero sí que completa muy bien el resto de mobiliario. Si tienes una viga saliente aprovecha su ancho para colocarlo ahí, es donde mejor queda.