Decorar el salón de estilo shabby chic

Hoy en día hay una gran variedad de estilos decorativos que puedes utilizar en cualquier estancia de tu casa, cada uno con sus propias características, lo que hace que todos sean únicos y especiales. Uno de los que más éxito está teniendo en el último par de años es el Shabby Chic, con origen en el Reino Unido y que tiene una belleza tranquila y relajada.

Es un estilo que se destaca por ser romántico, un poco vintage y a medias entre lo moderno y lo clásico. Una combinación maravillosa para cualquier estancia de la casa. En el caso de hoy, me gustaría recomendarte este estilo para el salón, donde podrás conseguir resultados espectaculares que te aportarán algo muy especial.

Decorar el salón de estilo shabby chic

Claves para lograr un salón Shabby Chic

Su nombre hace referencia a la dualidad entre lo actual y lo antiguo (“Shabby” es destastado y “Chic” moderno), y es un estilo que se destaca por utilizar colores claros y muebles antiguos, a poder ser de estilo vintage. Su objetivo es crear un ambiente, relajado, romántico y que aporte bienestar a quien esté en esa estancia. Es perfecto para estancias como el salón o el dormitorio.

Decorar el salón de estilo shabby chic
– Colores: siempre son importantes, pero en este caso lo son muchísimo más, indispensable utilizar los que se recomiendan. Los tonos pastel son los más utilizados, dándole siempre prioridad al blanco en cualquier combinación. El blanco se utiliza en mobiliario, suelos y paredes, aunque también se ve mucho el verde, beige, azul o rosa, en todos los casos en las tonalidades más claras.

Decorar el salón de estilo shabby chic
– Mobiliario: tienes que utilizar piezas que se vean desgastadas, principalmente en color blanco. La estética vintage te puede aportar mucho ya que son los muebles que encajan a la perfección con el Shabby Chic. También puedes restaurar muebles antiguos, es sencillo y se verá un espacio muchísimo más natural. En cuanto a los materiales, la madera y el hierro son los más utilizados y recomendados.

– Accesorios: se les presta mucha atención, tanta que son esenciales. Se recomienda que sean en estampados florales y tonalidades suaves, siempre combinando con el resto de la decoración. Los más utilizados son los jarrones antiguos, las grandes cortinas y los juegos de té o café, especialmente si están en una vitrina.

Decorar el salón de estilo shabby chic
– Paredes: para decorarlas, la mejor opción es colgar platos decorativos, siempre en grupo y formando pequeñas composiciones. Es importante que sigan la misma línea que el resto del salón, especialmente en lo que a emplear tonalidades claras se refiere.