Decorar el salón en tonos café
A todos nos gusta llegar a casa y notar que podemos sentirnos en un lugar cálido, confortable, idóneo para desconectar de todo el estrés que nos produce el ir y venir diario, un lugar que nos haga pensar que todo vale la pena y nos dé fuerza para y energía para afrontar la próxima jornada. El poder sentir todas estas gratas percepciones va a depender, en gran medida, de los colores que elijas para la decoración de tu hogar, ya que hay tonalidades que pueden ayudarte en esa relajación y, por el contrario, otras que pueden resultarte mucho más estresantes.

En ocasiones elegimos tonos muy llamativos para nuestras paredes y mobiliario, porque siempre dan un toque de personalidad y originalidad, lo que ocurre, es que con el tiempo, podemos llegarnos a cansar y nuestro estado de ánimo puede verse afectado ante tanta estridencia.

Lejos de la idea de que los colores neutros son aburridos y poco originales, hoy te traigo una fotografía en la que podrás observar un salón decorado en tonos café, en la que puedes ver gran parte de sus matices, desde el más limpio blanco roto o crudo, hasta la fuerza que le otorga a la estancia el marrón chocolate. Y todo ello combinando con gran exquisitez la elegancia clásica de los sofás, con la modernidad tan vanguardista de las mesas de cristal, elaboradas con diseños muy actuales que te darán ese toque especial que estabas buscando.

Al elegir todas estas tonalidades, es fundamental que incorpores un sistema de iluminación que te permita disfrutar de todas y cada una de ellas, algo que siempre te ofrecen los halógenos, especialmente si tienen la posibilidad de ser regulables, de modo que puedas bajar su intensidad en ocasiones especiales. Tú toque más personal siempre estará presente gracias a la cantidad de artículos de decoración que, poco a poco, vayas colocando a tu gusto y estratégicamente.