Decorar espacios pequeños
‘El tamaño no es lo que importa’ es una frase que escuchamos a menudo. Sin embargo, en el ámbito de la decoración las dimensiones sí que son un factor muy a tener en cuenta, pues condicionaran la composición, el mobiliario y la ornamentación, entre otras cosas.

No obstante, existen algunos trucos básicos que favorecerán que tus estancias se vean más espaciosas y luminosas.

Lo primero es la luz y el color, y es que la iluminación de la estancia incide en que ésta pueda verse más amplia. Debes potenciar al máximo que la luz natural se expanda con facilidad: puedes hacerlo decorando con colores claros el espacio y sin interponer muebles altos en zonas clave que puedan suponer un impedimento para que la luz llegue a cada rincón.

Es recomendable que las paredes vayan preferiblemente en tonos claros. No obstante, puedes darles un poco de vida colocando algún sticker o vinilo, pintando en un color llamativo o utilizando papel pintado en alguna de ellas.

Decorar espacios pequeños
En cuanto al mobiliario, piensa en las características y necesidades de cada estancia y escoge sólo las piezas imprescindibles para ocupar el mínimo espacio posible y así disfrutar de una mayor amplitud. Por ejemplo, en el dormitorio necesitarías cama, mesillas y armario, mientras que en el salón te apañarías con mesa, sillas, sofá y mueble para el televisor.

No importa el tono de madera que busques para los muebles, pues aunque no estaría de más que fueran claritos lo más importante es que escojas modelos de líneas sencillas.

Una muy buena opción para las estancias pequeñas es comprar mobiliario metálico, que acostumbra a ocupar menos espacio visual que la madera y favorece la transmisión de la luz en tanto que puede reflejarse en ellos.

Recuerda que demasiada ornamentación no es recomendable prácticamente para ningún espacio, y en este caso mucho menos para las estancias pequeñas que a la mínima parecerían abarrotadas.

Que dispongas de poco espacio no significa que no puedas crear un interiorismo envidiable. Confía en tu buen gusto… ¡Y manos a la obra!