Decorar espacios con techos altos

Los techos altos pueden tener grandes ventajas, si bien no gustan a mucha gente por la mayor sensación de frialdad que dan a la vivienda y porque las hace más “vacías”, además de por motivos logísticos, como a la hora cambiar una bombilla. Sin embargo, con una decoración adecuada y unos patrones en composición, una casa con techos altos puede resultar en un espacio ordenado, amplio y bonito, con grandes posibilidades.

Si es el caso de tu hogar, empieza pintando las paredes con un color suave, por ejemplo, tonos pasteles o beige, aunque puedes apostar por reservar a una sola pared un tono más oscuro. Es fundamental que la pintura esté en buenas condiciones, tanto en el techo como en los mismos muros, ya que de lo contrario se notará más el aspecto descuidado.

Decorar espacios con techos altos
Piensa que los techos altos, al final, nos dan un espacio adicional que podemos aprovechar. Una buena manera de hacerlo es instalando grandes muebles biblioteca, que lleguen hasta el techo. Este mobiliario no sólo nos ayudará a hacer el interior más acogedor, sino que nos permite almacenar todo tipo de libros, películas u otros objetos y reunirlos en un solo lugar. Además, los cuadros jugarán un papel de gran importancia a la hora de decorar las estancias de techos altos. Aprovecha para colgar una colección de fotos familiares con efectos artísticos, una colección de arte vanguardista, láminas de las grandes obras pictóricas de una época o simplemente paisajes agradables. Bien combinados y colocados estratégicamente, adornarán muchísimo la casa y le darán un aspecto elegante. Para ello, divide cada pared en tres partes y deja la misma distancia entre un cuadro y otro y recuerda situarlos a nivel del ojo. Un cuadro colocado demasiado arriba o abajo no favorecerá a la decoración. Además, puedes jugar con las proporciones y combinar los cuadros con los ventanales y con grandes espejos.

Decorar espacios con techos altos

Una de las grandes ventajas de los techos altos es que puedes contar con mobiliario alto, como grandes lámparas de pie de atrevidos diseños. Por ejemplo, las lámparas colgantes, que además serán más prácticas que una bombilla en el techo, así te aseguraras una iluminación suficiente para el habitáculo.
Igual ocurre con las plantas. No sólo se pueden colgar macetas en las paredes para conseguir un objetivo estético similar al de los cuadros y láminas, también tendremos más espacio para más tiestos (una decoración siempre muy natural y positiva) y podemos incluir plantas grandes, como palmeras.
Las cortinas jugarán un papel muy importante en este tipo de estancias, dando, además, una nota de color importante. Es preferible que sean largas para mejorar la sensación de altura.
Aprovecha además las posibilidades lumínicas de la habitación, intentando no tapar demasiado las vidrieras y ventanales (mejor si son grandes) y potenciando la entrada de luz natural. Si te gusta el estilo rural y quieres darle un aire acogedor a la vivienda, puedes construir, o recrear, una chimenea.

Decorar espacios con techos altos