Decorar habitaciones mezclando colores
Para que una habitación quede estupenda no es necesario que esté pintada de un único color puesto que la combinación de colores puede crear efectos estupendos y transmitir muy diversas sensaciones. Es cierto que si por ejemplo decorar una habitación de azul y blanco transmitirá efectos relajantes estupendos para dormir y también calma y serenidad, hay muchas más posibilidades. Eso sí, para mezclar colores se deberán tener algunas ideas claras para evitar mezclar aquellos colores que no van bien en absoluto.

Es importante que para elegir las tonalidades para una habitación se tenga en cuenta la rueda cromática ya que no sólo existe para enseñarnos los colores que hay sino que también es una guía estupenda para poder ver cómo serían las mezclas más acertadas. En este artículo pretendo darte algunas ideas para que decores habitaciones mezclando colores y que las decisiones sean las acertadas.

Regla 60/30/10

Esta regla es la que siguen la mayoría de diseñadores de interiores porque difícilmente se equivocarán lo siguen. Con esta regla se sabe cuáles son los tonos adecuados para elegir y cuál es la cantidad exacta de color que se debe utilizar para cada uno y así saber que se va a lo seguro en cuanto a mezcla de colores. En esta regla se deben elegir 3 colores y usar el color dominante el 60%, el secundario el 30% y el color de acento únicamente el 10%, de este modo las probabilidades de acierto son casi del total de probabilidades lo que hará que la estancia decorada siguiendo esta regla sea mucho más atractiva. A continuación te explico cómo debe entenderse esta regla para aplicarla:

– 60% de color dominante. Cuando hablo de color dominante me refiero al color que ocupa la mayoría del espacio, aquel que entra por el ojo. Mientras en la habitación esté al 60% podrás usarlo donde quieras desde el suelo, complementos o paredes. Pero si prefieres que las paredes sean diferente al color dominante puedes decorar el suelo, los complementos y el techo y las paredes dejarlo para el secundario. Este color suele ser neutro o brillante dependerá del toque que quieras transmitir.

Decorar habitaciones mezclando colores
– 30% de color secundario. Si como te explico en el 60% has dejado las paredes para el color secundario quedará perfecto, pero es habitual que este 30% se utilice en el mobiliario. Si tienes pocos muebles las cortinas, alfombras u otros textiles entrarían en este porcentaje. Los colores adecuados serán los que combinen con el dominante pero que también te gusten a ti.

– 10% de color de acento. Este color será el que le dé el toque pero que apenas se utiliza un 10% por lo que estará únicamente en los accesorios de la habitación como cuadros, velas o elementos de este estilo. Puedes tener en cuenta diferentes tonalidades del color en los accesorios. En esta parte de la decoración tienes más libertad por lo que no dudes en escoger colores llamativos o aquel que más te guste y cambiar cuando quieras.

– Algunos ejemplos siguiendo la regla 60/30/10: Beige/verde/cholate – Blanco/azul marino/amarillo – Rosa pastel/blanco/violeta – Verde/naranja/blanco.

Decorar habitaciones mezclando colores

Tener en cuenta el círculo cromático

Además es importante que para elegir los colores tengas en cuenta los colores de la rueda cromática y la situación en la que están colocados. En el círculo cromático puedes encontrar colores cálidos y colores fríos que debes aprender a diferenciar unos de otros para poder escoger los que sean más acertados para tu habitación.

Por ejemplo para mezclar los colores puedes tener en cuenta los colores complementarios que son los que en el círculo cromático están situados uno enfrente del otro. Si eliges colores cálidos y te decantas por el rojo iría bien con el verde o el azul con el naranja. Sólo tienes que ver el círculo y éste te dará la respuesta.

Decorar habitaciones mezclando colores
Otra opción es escoger los colores análogos, es decir aquellos colores que van cogidos de la mano como el rojo y el rojo anaranjado por ejemplo, o el verde y el verde limón. Estas combinaciones suelen ser mejores para dormitorios puesto que los colores al seguir la misma línea sin tener mucho contraste ayudan a la relajación propiciando el sueño.

Por último puedes utilizar la opción de escoger los colores adyacentes, es decir aquellos colores que están a la izquierda o derecha de su complementario (recuerda que los complementarios son aquellos que están uno enfrente del otro), por lo que los colores acertados será el color que elijas y el siguiente será el está situado enfrente pero a la izquierda o a la derecha del complementario.

¿Qué te parecen estas ideas para mezclar los colores en una habitación y no equivocarte en la elección?