Decorar la chimenea en Navidad
La chimenea es uno de esos elementos capaces de crear espacios confortables, cálidos y acogedores con su simple presencia, y es que sin duda alguna crea uno de los rincones con encanto más especiales de nuestro hogar.

Si ya de por si tiene este poder, ¿cuál será el resultado tras decorarlo durante la Navidad? A continuación te dejamos algunas buenas ideas para decorarla con encanto… ¡Hasta Papá Noel quedará encantado al bajar por ella!

Como es evidente, cualquier elemento de la decoración habitual de esta zona debe desaparecer durante un par de semanas para dejar que los ornamentos navideños tomen el protagonismo: guarda o traslada tus cuadros, jarrones y figuras y aprovecha para limpiar un poco tanto el interior como el exterior de la estructura y dejarlo como nuevo.

Decorar la chimenea en Navidad
Comenzando por la parte superior, si la columna de tu chimenea tiene un gancho para el cuadro que ocupa el espacio habitualmente puedes colgar algún cartel de felicitación de las fiestas (‘Feliz Navidad’, ‘Merry Christmas’, etc.) o bien decorarla de un modo más elegante con una de aquellas roscas decorativas naturales o artificiales.

La base superior de la chimenea ofrece todo tipo de propuestas, desde colocar una gran guirnalda decorativa de forma horizontal sobre toda la base hasta colocar un conjunto de figuritas, bolas de cristal con nieve, botes con bombones, velas decorativas sueltas o en uno de esos monísimos candelabros o alguna de las plantas tradicionales de la Navidad como la Poinsetia, por ejemplo.

Probablemente eches de menos un elemento especial tradicional de este rincón: el calcetín de Navidad. Identifica cada calcetín con cada miembro de la familia, ¡así Papá Noel sabrá exactamente dónde dejar tu regalo!

Si no está demasiado recargado también puedes utilizar este espacio para colocar tu Portal de Belén en el lugar más privilegiado del salón.