Decorar la habitación con las princesas Disney
La mayoría de las niñas sueñan en sus primeros años con ser esas preciosas princesitas de cuento de hadas que tan a menudo ven en las películas de dibujos animados, muy especialmente las populares Princesas Disney que tan bien conocemos todas.

Pues bien, si quieres hacer de la habitación de tu pequeña un lugar para la imaginación en la que se conviertan en auténticas protagonistas y compartan juegos con sus princesas favoritas no dudes en darle ese toque Disney que tanto les gustará.

Existen varias maneras de hacerlo: Colocando algún cuadro o vinilo decorativo para pared que las tome como protagonistas, utilizando textiles como ropa de cama y cortinas inspiradas en alguno de los grandes personajes o adaptando algunas de las características más marcadas de los mismos para inspirar la decoración (flores marinas o burbujitas en la pared de la Sirenita, por ejemplo).

Decorar la habitación con las princesas Disney
Evidentemente, el mobiliario no debe seguir pauta alguna más que adaptarse bien al espacio disponible con una correcta distribución que separe las tres zonas necesarias de cualquier estancia infantil o juvenil (estudio, descanso y juego), aunque será preferible que predominen los tonos claritos y pastel.

Sin embargo, otros ámbitos decorativos como el color sí que establecerse pensando en la temática de la estancia. De este modo, si tienes un ojo agudo ya habrás percibido que cada una de las princesas Disney está caracterizada con un color casi siempre vinculante alrededor del que gira cualquiera de las piezas decorativas que encontrarás en el mercado: La Bella Durmiente con el rosa, Cenicienta con el Azul, Bella con el amarillo, Ariel (la Sirenita) con los turquesas y rojizos… Toma este color como referente para los detalles decorativos de la habitación, pero tampoco abarrotes el espacio con el mismo o podría verse excesivamente recargado.

Si te gustaría que aparecieran muchas de las princesitas en la decoración o si sencillamente quieres acertar sí o sí con el color puedes apostar por el rosa, color casi por excelencia de las princesas.

No puedes olvidar una buena estantería en la que tener a mano algunas de sus películas y cuentos favoritos, pues deben empezar a adquirir un poco la independencia sin tener que pedirte ayuda para todo.