Decorar la mesa de Navidad en rojo y blanco
La llegada de la Navidad es una de las épocas del año que más afecta a la decoración del hogar. Numerosos adornos van ocupando de manera muy vistosa lugares que antes pasaban casi desapercibidos. Nacimiento, árbol, guirnaldas y demás objetos decorativos que se colocan con gran ilusión, especialmente si de niños se trata. Todo ello lucirá durante un período cercano a un mes, aunque hay otros aspectos de los que debemos ocuparnos únicamente en día concretos.

Uno de ellos es la decoración de la mesa en Navidad, un factor perecedero donde los haya, pero que gusta que su resultado sea igual de vistoso que el del resto de la casa. Hace unos días veíamos una vajilla especial para estas fechas, y hoy veremos una idea opuesta que seguramente te agradará por lo práctica y económica que puede resultar. Hablamos de decorar la mesa de Navidad en rojo y blanco.

Decoración económica en tiempo de crisis

Tal y como puedes ver en la imagen que ilustra este post, esta mesa en rojo y blanco está decorada con muy pocos artículos específicos de Navidad, y los que lo son, son fácilmente reemplazables por otros más comunes o podrás hacerlos tú mismo si eres una persona algo mañosa. Un ejemplo serían los cubremanteles con colgantitos navideños, que bien se pueden unir a unos que no los tengan, así como los servilleteros con forma de reno pueden comprarse en bazares baratitos o hacerlos en casa.

Aprovechar la vajilla

Una vajilla blanca es siempre un acierto, ya que luce perfecta y la podrás adaptar a toda la decoración que pongas en torno a ella. Una ventaja es que podrá ser tu juego diario, y utilizarlo también estos días de manera especial. Esto puede suponerte un ahorro importante y ya ves que el resultado es muy atractivo. En este caso, las copas en rojo le dan un toque muy festivo, así como también las velas en el mismo color.