Decorar la mesa de primavera
Cuando llega la primavera a todos nos vienen esas irremediables ganas de llenar de color cada uno de los rincones de nuestro hogar, desde la terraza hasta los dormitorios y pasando por supuesto por el salón, centro de reunión por excelencia de nuestro hogar.

Podemos utilizar un montón de elementos decorativos primaverales para este espacio, que debe llenarse de luz y de color durante estos días. Sin embargo, lo que hoy nos trae hasta aquí es una de las piezas fundamentales del comedor: La mesa principal.

¿Quieres tomar algunas ideas decorativas para la mesa del comedor? Adelante, ¡echa un vistazo y sugiérenos también algunas propias!

Decorar la mesa de primavera
La pieza indispensable es evidentemente el mantel, que deberás escoger en tonos claritos que combinen la luz del blanco con la frescura y la alegría de colores como los verdes, rosas, amarillos, azules o violetas, por ejemplo. El número de diseños y estampados es infinito, y es que podrás hacer combinaciones de colores entre manteles y servilletas lisos de distintos colores o bien escoger algunos divertidos estampados a rayas, lunares o florecillas campestres, entre otros.

Ahora que llega el momento de la renovación aprovecha para deshacerte de esa vajilla de recolección (no de colección) que has creado con las piezas supervivientes de tus antiguas vajillas y hazte con una nueva para dar un poco de aire fresco a tu mesa. Si te decantas por los manteles estampados más vale que ésta sea muy sencilla (con el fin de no recargar demasiado la mesa), pero si los manteles son lisos podrás dar el toque divertido con platos llenos de llamativas formas y colores.

Lo mismo te recomendamos con el menaje, piezas iguales para dar armonía y equilibrio a tu mesa.

Las flores son el mejor ornamento para decorar la mesa, ya sea gracias a un jarrón con flores en el centro de la mesa, distribuyendo varios más pequeñitos a lo largo de la misma o utilizándolas de alguna otra forma creativa como en los servilleteros, por ejemplo.

Como consejo final, ten en cuenta que llenar de color la mesa no significa mezclarlos sin ton ni son, pues podría resultar cargante e incluso un tanto chabacano. Aunque los detalles pueden ser en distintos tonos, procura centrarte en tres colores máximo.