Decorar la mesa en Fin de Año
Acabamos de pasar la Nochebuena y la Navidad, unos días de reuniones familiares y/o con amigos íntimos en los que las comilonas han sido una parte bastante importante de su disfrute, por lo que aspectos como la decoración de la mesa para dichas fechas ha tenido también su importancia, especialmente para las mujeres, que siempre esperamos que algún invitado alabe nuestro buen gusto.

Casi sin tiempo para recuperar el estómago y el bolsillo, la Nochevieja se presenta justo una semana después y en muchos hogares vuelven a revivirse esas reuniones u otras en condiciones similares, por lo que decorar la mesa vuelve a ser imprescindible para que todo mantenga la línea de perfección que esperamos para ofrecer lo mejor a los nuestros y que se encuentren en un ambiente agradable.

Decorar la mesa en Fin de Año es una tarea que cuenta con diversas tradiciones según arraigo y herencia familiar, lo que sí que está claro es que toma unos tintes más elegantes y señoriales que la decoración más alegre que hemos vivido para Nochebuena y Navidad, ya que desaparecen los rojos tan navideños y demás tonos festivos a favor de un menaje más clásico y pomposo.

Lo recomendable para esta noche tan señalada es decantarse por el blanco, beige, crudo, etc., tanto en mantelerías como en la vajilla, pues cuenta la tradición que así recibimos al Año Nuevo con la idea de abandonar todo lo oscuro que nos haya ocurrido en el año que terminamos. Es como un símbolo de limpieza para quitar “los malos rollos”.

Del mismo modo, es una ocasión muy particular para sacar la vajilla, cristalería y cubertería de mayor valor económico, puesto que eso representa nuestras ganas de que el nuevo año sea más fructuoso que el anterior. De hecho, hay quien decora la mesa con hojas de la conocida como planta del dinero. En cualquier caso, lo importante es poder tomar las uvas y brindar por el Año Nuevo rodeado de aquéllos que más felices nos hacen. ¡Feliz Año!