Decorar la mesa para Halloween
Después de haberte dado divertidas y terroríficas ideas para decorar tu hogar o tu jardín durante la próxima fiesta de Halloween no podíamos dejar en el tintero una cuestión tan importante como es la decoración de la mesa del comedor donde se llevará a cabo la primera parte de la velada.

Echa un vistazo a algunas de estas ideas, ¡seguro que te encantan!

Para empezar debes tener muy en cuenta algunos aspectos clave de la decoración para el 31 de octubre en lo que a elementos temáticos y colores se refiere. En cuanto a esto último, los colores en los que se centrará toda la decoración serán el negro y el naranja combinados en algunos detalles con los rojos o los plateados por ejemplo.

Decorar la mesa para Halloween
Brujas, arañas, gatos negros, murciélagos, calabazas, fantasmas y telarañas deben inundar el ambiente alrededor de la mesa para darle ese toque misterioso.

- Mesa: Te recomendamos escoger un mantel completamente negro o naranja para así poder contrastar el resto de elementos ornamentales secundarios más pequeños con el color opuesto. Aunque la decoración variará en función del público que acuda a tu fiesta (adultos o niños, básicamente), en tu mesa no pueden faltar las velitas, divertidos detalles para los asistentes, guirnaldas de papel de Halloween colgando del techo… ¡Y por supuesto la calabaza iluminada!

Decorar la mesa para Halloween
- Sillas: Puedes forrarlas con una tela con tul semitransparente en color negro para dar al espacio un aspecto más tenebroso, como si de un castillo encantado se tratase. Compra raso de color naranja para darles un toque más chic con un lacito a media altura.

Decorar la mesa para Halloween
- Comida: En este caso se convierte también en un elemento decorativo, y es que los alimentos pueden ser una buena forma de imitar elementos de miedo… La sangría se convierte en sangre de muertos, las angulas en gusanos y los postres de chocolate en malvadas arañas que nos encantará probar, por ejemplo.

Con nuestras ideas y tu propia imaginación seguro que consigues una decoración de miedo… ¡Y nunca mejor dicho!